d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

AMLO vs Alfaro, La batalla por Jalisco

Signos de preocupación en la campaña de Enrique Alfaro, candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Jalisco, aparecen semanas previas a la elección del 1 de julio.

Considerado como el puntero en la tendencia de votación, Alfaro observa con angustia la manera en que Andrés Manuel López Obrador, aspirante a la presidencia por la coalición Juntos Haremos Historia y número uno en las encuestas, se cruza en su campaña, amenaza con desbarrancarla y llama a sus seguidores a no votar por Enrique, a pesar de que en 2012 ambos eran parte de una alianza electoral.

Hoy López Obrador trata a Alfaro de traidor y salinista. Enrique opta por responder de forma tibia. Hoy ambos políticos están enfrentados, a menos de tres semanas de la elección del 1 de julio. López Obrador y Alfaro han entrado en una guerra de declaraciones en la que se disputan los votos de los 5 millones de jaliscienses inscritos en el padrón electoral.

El primero en subirse al ring fue el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador.

Consciente de que encabeza la mayoría de las encuestas y con la tranquilidad que le da tener una enorme ventaja frente a sus competidores, el aspirante presidencial se dio el lujo de agregar a Alfaro a su lista de adversarios.

En cada acto público en el que se presentó en sus recientes giras por Jalisco, López Obrador criticó duramente a Alfaro y le confió a sus simpatizantes que, de llegar a la Presidencia de la República, no le gustaría verlo despachar en Palacio de Gobierno.

Ante más de 10 mil personas reunidas en un mitin realizado el 19 de mayo pasado en Tlajomulco, el municipio de la zona metropolitana de Guadalajara que le dio a Alfaro en 2009 su primera oportunidad de gobernar, AMLO expresó: “Con Enrique Alfaro no. Sería muy incómodo para mí. Miren: yo soy demócrata, soy respetuoso… pero toco madera (…) Vale más hablar claro; no me gustan las medias tintas”.

Hoy ambos políticos están enfrentados, a menos de tres semanas de la elección del 1 de julio. López Obrador y Alfaro han entrado en una guerra de declaraciones.  Foto: Arturo Campos.

Su deslinde fue acompañado con un llamado a sus seguidores para que voten por Carlos Lomelí, un acaudalado empresario de la industria farmacéutica que como diputado decidió renunciar a la bancada de MC en la Cámara de Diputados para convertirse en el candidato a gobernador en Jalisco por el partido de Morena.

Si bien Enrique Alfaro había optado hasta ese momento por mantener un bajo perfil y no entrar en una confrontación directa con López Obrador, sus declaraciones desde uno de los principales bastiones de MC en la entidad lo hicieron reaccionar.

Dos días después del evento en Tlajomulco, en un video publicado en sus redes sociales, Alfaro se quejó amargamente porque en cada una de sus visitas a Jalisco AMLO habla mal de él, pero esta última vez se “pasó de la raya”.

Por ese motivo, Alfaro subió el tono de sus respuestas: dijo que AMLO no entiende que el país ya cambió y lo acusó de querer tener “lacayos” en las gubernaturas.

“Andrés Manuel tiene una visión centralista trasnochada. Está buscando en los gobernadores de los estados de este país que tengan vocación de equipal, para sentirse cómodo. Conmigo, sea quien sea el presidente, no voy a trabajar para que se sienta cómodo. Él lo que quiere es tener lacayos y no gobernantes con dignidad que trabajen por su estado”, fueron las palabras de Alfaro sobre AMLO, quien según sus propias declaraciones en 2012, significaba para él, “el líder social más importante del país”.

Segundo round

Sin López Obrador en Jalisco, el enfrentamiento entre ambos políticos parecía diluirse. Sin embargo, diez días después, sonó la campanilla y dio inicio el segundo round. Cuando Alfaro menos lo esperaba, el candidato presidencial volvió a arremeter en su contra a través de un video.

“Conmigo, sea quien sea el presidente, no voy a trabajar para que se sienta cómodo. Él lo que quiere es tener lacayos y no gobernantes con dignidad que trabajen por su estado”, fueron las palabras de Alfaro sobre AMLO.  Foto: Iván Stephens/Cuartoscuro.

Desde Oaxaca, López Obrador acusó a Alfaro de ser un político cercano al ex presidente Carlos Salinas de Gortari y una persona corrupta. También contó cómo él lo invitó en varias ocasiones a formar parte de Morena, pero Alfaro se negó a unírsele bajo el argumento de no comulgar con los mismos ideales.

“Alfaro nos traicionó cuando yo lo invité a participar en el movimiento y dijo que no le interesaba, que él no coincidía conmigo. Alfaro le entra a las negociaciones, le entró a lo de los moches, esto del reparto de dinero a los diputados federales para que ese dinero se transfiriera en los municipios donde gobernaba el partido Movimiento Ciudadano, inclusive en Guadalajara recibieron dinero de moches“.

En su mensaje dirigido a los jaliscienses, López Obrador dijo no tenerle confianza y señaló que de llegar Alfaro a la gubernatura no habría ningún cambio, pues su gobierno sería muy similar a los emanados del PRI y el PAN.

“Es lo que se llama filosóficamente, políticamente, gatopardismo, que consiste en que las cosas en apariencia cambian para seguir igual”, remató el candidato presidencial.

Tras la embestida, Enrique Alfaro de nueva cuenta le respondió a López Obrador. “Es muy triste que Andrés Manuel piense que puede venir a Jalisco a darle órdenes a los jaliscienses y decirles voten por un candidato o voten por un partido, cuando en realidad, Andrés, lamento decirlo, los jaliscienses saben quién es la persona que propusiste para gobernar este estado. En Jalisco la elección y el resultado va a ser contundente”, expresó el emecista.

Después Alfaro expresó su preocupación por la actitud de López Obrador: “lo más preocupante es el tono con el que viene a dictarles cátedra a los jaliscienses sobre lo que debemos de hacer”, y al mismo tiempo dejó en claro que de llegar a la gubernatura de Jalisco, él trabajará con quien resulte presidente en la elección.

Cuando Alfaro se decía tranquilo y sin adversario a la vista en la lucha por la gubernatura, López Obrador decide cruzarse en su camino e intenta desbarrancar su campaña, al pedir a sus seguidores no votar por Alfaro. El asunto ya desató la preocupación al interior de la corriente alfarista.