d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Campesinas chicanas se organizan contra Trump

El progreso económico y los resultados que presumió el presidente Donald Trump en su primer discurso sobre el estado de su país tras un año en la Casa Blanca no son una realidad para las mujeres en Estados Unidos, consideraron las fundadoras de la Alianza Nacional de Campesinas, las chicanas Hermila Treviño-Sauceda y Mónica Ramírez.

Por un año hemos sido atacadas por las políticas de Trump, por eso es importante que nos organicemos”, para votar por quienes ayuden a erradicar la violencia contra las mujeres, coincidieron en entrevista telefónica.

Estas defensoras por los derechos de las trabajadoras agrícolas participaron en un encuentro de mujeres que se llevó a cabo en Washington, DC, el martes 30 de enero, al mismo tiempo que Trump daba un informe de su gobierno. En la reunión, nombrada “El estado de Nuestra Unión”, activistas de diferentes sectores y congresistas señalaron desigualdad salarial, subrepresentación política, acoso sexual y retroceso en los derechos sexuales y reproductivos.

Los antecedentes del evento vienen de enero de 2017, cuando un día después de la toma de posesión del magnate se realizó la Marcha de las Mujeres. El movimiento #MeToo, con el que millones denunciaron los acosos sexuales, y la iniciativa Time’s up, creada por actrices de Hollywood para instaurar un fondo de asistencia legal para las víctimas de acoso y violencia sexual, también le dieron impulso al encuentro.

Protesta contra medidas anti-inmigrantes en la Embajada de EEUU en México. Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro.

En entrevista desde Washington, Mónica Ramírez cuestionó que mientras Donald Trump afirma haber creado 2.4 millones empleos y mejorar la economía, “la realidad es que por cada dólar que gana un hombre blanco, las migrantes ganan solo 35 centavos”. Las nativas americanas perciben 57 centavos también por cada dólar pagado a un varón blanco; las afroamericanas, 63 centavos, y las mujeres blancas, 75 centavos.

El presidente dice que está creando un país grandioso, pero su política sólo le está dando más oportunidades a los que ya las tenían y se las están quitando a los que menos tienen”, apuntó Hermila Treviño-Sauceda, quien desde hace más de 40 años trabaja en favor de los derechos de las mujeres campesinas.

Mily, como la llaman sus compañeras, ha luchado por combatir el acoso sexual particularmente contra las trabajadoras agrícolas indocumentadas. Según la activista, nueve de cada 10 han sido agredidas sexualmente. “A mí me pasó en mi adolescencia, cuando trabajaba en los campos de Coachella, pero mi estatus legal era otro”, pues ella, hija de mexicanos, nació en Estados Unidos.

Distintas organizaciones se manifiestan frente a las instalaciones de la Embajada de Estados Unidos en descontento contra Donald Trump y las medidas racistas de su gobierno. Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro.

El clima antimigrante y antilatino que promueve Donald Trump inhibe a las campesinas, sobre todo a las que son indocumentadas, a guardar silencio ante las violaciones a sus derechos, indicó por separado Ramírez. “El miedo que fomenta Trump entre los migrantes evita que denuncien, ante el temor de ser deportados, y eso le da más poder a los abusadores”, agregó Treviño-Sauceda.

En diciembre de 2017 un grupo de mujeres, entre ellas Samantha Holvey, ex Miss Carolina del Norte 2006, acusó a Donald Trump de tocarlas y besarlas a la fuerza. Ramírez y Treviño-Sauceda coincidieron en que esas conductas del presidente de Estados Unidos, muestran que se puede agredir sin tener consecuencias. Y a las mujeres “las hace sentir vulnerables, que nadie les va a creer al o que nadie les hará justicia”.

En el encuentro “El Estado de Nuestra Unión” acordaron votar por quienes “reconozcamos como personas aliadas a nuestras comunidades”, informó Hermila Treviño-Sauceda. En él participaron la congresista del Partido Demócrata, Pramila Jayapal, y Maria Teresa Kumar, presidenta de la organización Voto Latino, entre otras.

Mónica Ramírez subrayó la importancia de escuchar los problemas de las mujeres en diferentes sectores de la población. “Tenemos que organizarnos y apoyar a aquellas que quieran postularse por cargos políticos y aseguren que trabajarán también en favor de nosotras, sin importar la clase social, el estatus legal o la étnica a la que pertenezcamos”, apuntó.

Como parte de la iniciativa Time’s Up, Ramírez acompañó a la actriz Laura Dern en la pasada entrega de los Globos de Oro 2018. El que varias activistas hayan acudido a la gala como invitadas de actrices “fue una muestra de que estamos unidas como trabajadoras, ya sea que pertenezcamos a la industria del campo o a la del cine. Estamos luchando, cada quien desde su ámbito, por erradicar la desigualdad y el daño que esto provoca a las mujeres”, explicó.

 

Periodista ambulante. Me interesa compartir las voces que tienen que ser escuchadas. La única contradicción que no hay en mí es ser huasteca y chilanga.