d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Denominación de origen al chile Yahualica, una nueva esperanza

Editorial

La denominación de origen del chile de árbol de Yahualica genera una nueva esperanza para el desarrollo de una región marcada por la tremenda expulsión de migrantes hacia Estados Unidos, con economía deprimida y en crisis desde hace décadas.

Los recursos que llegan a esa región por la siembra, cosecha y venta de ese producto apenas si representa una pequeña tajada del gran pastel que en términos económicos significa la industria del chile en México y en todo el mundo. 

Chile, mariachi y tequila son tres palabras que ayudan en forma sustantiva a ubicar una parte importante de la identidad de los mexicanos. 

El tequila es un producto que obtuvo la denominación de origen desde la década de los setenta. Apenas en los noventa fue cuando la industria tequilera pudo reformular esa nominación y sacarle el mayor provecho. La producción de esa bebida en 2017 (en todo el país) superó los 271 millones de litros. Según datos del Consejo Regulador del Tequila (CRT), en exportaciones la industria logró colocar en el extranjero 402 litros por minuto. Para finales de ese año, la industria mexicana del tequila hablaba de ventas de mil 400 millones de dólares. 

La fama y el gusto por el tequila crecen de manera desbordada en el mundo. En Jalisco, Tequila es una región conformada por un corredor turístico-cultural en donde se incluyen los municipios de Amatitán, El Arenal, Ahualulco de Mercado, Teuchitlán y Etzatlán, además del propio municipio de Tequila.

Los datos del Consejo Regulador del Tequila (CRT) indican que hacia 2006 la zona tequilera apenas si era visitada por poco más de 130 mil turistas al año. Nueve años después la cifra creció a un millón 200 mil. La Ruta del Tequila beneficia a los productores de la bebida y a los prestadores de servicios turísticos, según señalan diversas publicaciones especializadas en economía y finanzas. 

Se estima que cada mexicano consume en promedio al año hasta 9 kilos de chiles de todo tipo. Foto: Rafael del Rio.

A la par que el tequila, en 2018 se cumplen 25 años de la instauración del Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería, una celebración que cada año congrega en Guadalajara a miles de seguidores de la música de mariachi. A finales de agosto y los inicios de septiembre, Guadalajara se convierte en el “santuario” para mariachis llegados de EU, Japón, Francia, Ecuador, Colombia, Perú y muchas otras naciones.

Otra ruta turístico-cultural que se desarrolla casi de manera natural, y con gran esfuerzo de los municipios del sur de Jalisco, es la llamada “Ruta Rulfiana”, que requiere de un mayor impulso de autoridades federales y estatales.

En contraste con la miope visión para promover los valores culturales de las regiones de México, desde 2013 el gobierno de Colombia ofreció un fuerte impulso a la llamada “Ruta Macondo”, que conduce a Aracataca, donde nació el escritor y premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez. Este ejemplo quizás pudiera ser tomado para impulsar la Ruta Rulfiana.

La comparación de los tres escenarios sirve para poder dimensionar la viabilidad de nuevos proyectos que se abren para el desarrollo de algunas de las regiones del mundo, y que logran su éxito gracias al establecimiento de políticas públicas de gran calado. 

Se estima que cada mexicano consume en promedio al año hasta 9 kilos de chiles de todo tipo. El chile de árbol, cuyo precio es de 145 pesos por kilo, es sólo una variedad de todas las especies que se ofrecen en el mercado. En México hay al menos 60 millones de consumidores de ese producto, pero, paradójicamente, desde hace más de cinco años el chile que viene de Asia y otras regiones de América Latina poco a poco desplaza la producción local.

En resumen, la denominación de origen del chile Yahualica es el primer gran paso logrado por hombres de la academia y productores; el segundo reto es el establecimiento de una serie de políticas públicas que sirvan para respaldar la proliferación del cultivo y la proyección de un corredor regional que combine turismo, gastronomía, cultura y producción agroalimentaria.

Somos una revista independiente que explora los acontecimientos desde un ángulo distinto, comprometida con la búsqueda de la verdad.