d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Desaparición de los estudiantes del CAAV, un mini Ayotzinapa: Témoris Grecko

La desaparición de los estudiantes de cine de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) y su posterior asesinato, guarda semejanzas muy notorias con el caso de los normalistas de Ayotzinapa, dice el periodista Témoris Grecko.

Señala que en ambas tragedias, las autoridades no pudieron presentar pruebas irrefutables que demostraran que a unos los disolvieron en ácido, y a otros los quemaran en un basurero. Resalta que el caso de los jóvenes del CAAV podría considerarse como un ‘mini Ayotzinapa’ por la clara similitud en el modus operandi de sus captores y la posterior explicación que ofrecieron las autoridades de la Fiscalía General del Estado de Jalisco para asegurar que fueron disueltos en ácido.

“Puede ser que estén en la pista correcta, no la podemos descartar, pero en el momento en que ellos presentan esta información no estaba sólida lo que estaban ahí afirmando, entonces dejan muchas dudas porque se empieza a parecer cada vez más al caso Ayotzinapa, son mini Ayotzi en Tonalá, entonces tienes, hay declaraciones de testigos cuando sabemos que estamos en un país que las declaraciones se arrancan bajo tortura. Hay cuerpos desaparecidos otra vez, entonces no podemos demostrar exactamente que pasó porque ya deshicieron el cuerpo y luego hay inferencias, suposiciones, si hay unos tambos aquí seguramente los disolvieron”.

El periodista Témoris Grecko. Foto: Jorge Covarrubias

Témoris Grecko precisa que la información difundida por las autoridades jaliscienses sólo confunde a la población, pues hubo medios nacionales e internacionales que dieron como un hecho la disolución de los estudiantes.

“No le hicieron ningún favor a la sociedad, y este tipo de golpes también queda y a nivel internacional se escucha, medios que no tienen tanto el feeling de cómo funcionan las cosas aquí, que ya se resolvió el caso”, resalta.

El periodista estuvo de visita en Guadalajara para dar a conocer su nuevo documental No se mata la verdad, que retrata el peligro de hacer periodismo en México. En fecha aún por definir, la exhibición se hará de manera pública en el Paseo Chapultepec y el 17 de mayo en el Museo del Patronato del Centro Histórico de Guadalajara.

A Témoris le llevó tres años la producción del filme y durante ese tiempo 34 periodistas fueron abatidos de manera violenta por documentar y exponer actos de corrupción que involucran principalmente a autoridades de distintos niveles de gobierno.

Lo más lamentable, dice, es que todos esos asesinatos se encuentran impunes.

“Los asesinos saben que se van a salir con la suya y que suelen estar cerca. Por lo general, las víctimas principales son aquellas de los lugares más pequeños, que trabajan para los medios más débiles (…) Siempre aprehenden a gente de quien no queda muy claro cuál es su relación real con el caso, si es que la tienen, pero en quienes se quiere descargar la responsabilidad total y sin ir al autor intelectual”, expuso.

El periodista Témoris Grecko. Foto: Ilse Huesca/Cuartoscuro

No se mata la verdad logró documentar los asesinatos del periodista sinaloense Javier Valdez, la periodista de La Jornada Miroslava Breach, el fotógrafo de Proceso, Rubén Espinosa, y el fotorreportero independiente Moisés Sánchez, quien fue sustraído de su casa por varios hombres armados el 25 de enero del 2015.

Témoris refiere que está plenamente documentado que el 48 por ciento de los ataques contra los periodistas provienen del Estado, y se combinan con acciones del crimen organizado. Dice que el grado de impunidad es de tal magnitud que ni siquiera periodistas de talla internacional como Javier Valdez pudieron librarse.

“Lo que está ocurriendo con el gremio de periodistas es un reflejo de lo que estamos teniendo a nivel social. Si no se acaba la impunidad, nadie va a estar seguro. Ni los periodistas, ni las mujeres, ni los ambientalistas, ni los curas”, lamentó.

Reportero. Estudió sociología. Aún cree que la función del periodismo es eminentemente social y no un simple intercambio de mensajes entre la clase política.