d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Donald Trump: del muro a la militarización de la frontera

En su primera semana como mandatario de Estados Unidos, Donald Trump firmó la orden ejecutiva para la construcción de un muro en la frontera sur de su país. El objetivo era frenar la inmigración ilegal del sur al norte. La obra –según Trump– sería pagada por México.

En los más de tres mil kilómetros de frontera que separan a ambos países ya hay 1,050 kilómetros de muros y vallas prácticamente construidos, es decir, ya está hecho 30% del muro. La extensión de la frontera entre Estados Unidos y México pasa por cuatro estados estadounidenses y seis mexicanos. Afortunadamente para los mexicanos y la humanidad, Trump no ha contado con los apoyos suficientes para la creación del muro, y ese es uno de los grandes motivos de su frustración como gobernante.

Ni México ha pagado su muro ni los estadounidenses lo han financiado. En términos generales, no han apoyado tan penosa idea. En virtud de lo anterior, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, dirigió un enérgico mensaje al gobierno del vecino país, el pasado 5 de abril, con la finalidad de fijar su postura y manifestar su repudio a la política emprendida por Trump, que insulta a millones de mexicanos.

En su mensaje, que puede considerarse histórico en el México contemporáneo, Peña Nieto citó a los candidatos a ocupar la Presidencia de México en el reclamo de la soberanía del país. Aludió a las palabras de Ricardo Anaya, las de Andrés Manuel López Obrador y de José Antonio Meade contra las embestidas por parte del gobierno de Trump, tratando de  buscar la unidad nacional y revertir su mala imagen.

En un recuento histórico, podemos preguntar: ¿quién es el invasor? Recordemos que fue en 1847 cuando las tropas estadounidenses invadieron México, mutilando, por medio de un contrato leonino, gran parte del territorio nacional. Esto es: México contaba con un territorio de más de 5 millones de kilómetros cuadrados, y nos dejaron un país con solamente 1 millón 900 mil kilómetros cuadrados.

Ahora bien, uno de los motivos que influyen directamente en el temor de los estadounidenses es la disminución de la población anglosajona, llamada coloquialmente como la raza gringa, y el aumento de los latinos por todas partes y su creciente influencia como electores o como aspirantes a puestos de elección popular.

En este momento, en eu existen 55 millones de hispanos de diferentes nacionalidades que conforman 17% de la población de ese país. El grupo predominante es el de los mexicanos, con 63% (35 millones de personas); Puerto Rico, 10% (5 millones); El Salvador, 3.8% (dos millones); Cuba, 3.7% (dos millones); República Dominicana, 3% (1 millón 700) y Guatemala, 2.3% (1 millón 300 mil).

La mancha latina se aglutina básicamente en los estados de California, con 14.4 millones; Texas, con 9.8 millones; Florida, 4.4 millones; New York, 3.8; e Illinois, 2.1.

La frustración que padece Donald Trump con relación a la construcción del muro se debe a su incapacidad para obligar a los mexicanos a pagar el muro. En virtud de lo anterior es que ha girado instrucciones para militarizar la frontera con México, lo que puede interpretarse como una respuesta carroñera ante su incapacidad para cumplir sus promesas de campaña.

El muro tendría un costo de más de 20 mil millones de dólares, y su construcción tardaría alrededor de tres años y medio.  Lo absurdo es que el recurso invertido en la obra será dinero tirado a la basura. Lo más seguro es que de un momento a otro llegue a la presidencia otro líder que prometa la caída de esa obra bizarra, producto de la decadencia de una mente que ve en el extranjero la razón de todos los males al interior de EU.

Recordemos el festejo internacional que se celebró con la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989. Cómo olvidar que después de 28 años de su construcción, el muro caducó y fue derribado con singular alegría por los alemanes del Este y el Oeste.

Profesor e Investigador del departamento de estudios jurídicos de la Universidad de Guadalajara.