d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

El impacto del voto diferenciado en Jalisco

El actual proceso electoral en Jalisco muestra características particulares que no habíamos experimentado antes, o en todo caso habían sucedido con menor intensidad. Lo cierto es que hoy asistimos a dinámicas diferentes en la contienda electoral.

Como nunca antes en la historia de nuestro estado, un partido político que no sea el PRI o el PAN, está muy cerca de llegar al gobierno del estado y consolidarse como la primera fuerza política, en caso de triunfar en las alcaldías de la zona metropolitana de Guadalajara, Tepatitlán, Ciudad Guzmán y Puerto Vallarta; así como alcanzar el Senado y contar con una bancada de al menos 18 curules en el Congreso local. Me refiero, desde luego, al proyecto alfarista envuelto por el partido Movimiento Ciudadano.

A menos de un mes de la cita electoral del 1 de julio, nada parece cambiar el destino de los principales candidatos emecistas: ganar contundentemente. Lo único que eventualmente pudiera descarrilarlos son sus propios errores.

Aunque el triunfo emecista, incluso con carro completo, es muy probable, no deja de llamar la atención el crecimiento, según retratan las encuestas, del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-Partido del Trabajo-Encuentro Social), Carlos Lomelí.

Ilustración: Erandini.

Quizás el crecimiento en las intenciones del voto morenista no le permitan a Lomelí arrebatarle el triunfo a Enrique Alfaro; sin embargo, los focos amarillos en el cuarto de guerra alfarista siguen encendidos.

El crecimiento de Lomelí y la pequeña caída de Alfaro en las encuestas se debe a dos situaciones muy particulares: el impulso lopezobradorista que arrastra a Carlos Lomelí, y el voto diferenciado de los jaliscienses.

Al revisar el comportamiento histórico de los votantes de Jalisco, al menos desde 1994, podemos constatar que el voto no se ha ejercido de manera diferenciada; esto trajo como consecuencia que el partido ganador se alzara con la victoria en el ámbito municipal, estatal y federal, ya fuera en la elección del Ejecutivo o del Legislativo.

Hoy, el esquema ha cambiado. Según los resultados de las encuestas, el mensaje que están mandando los electores jaliscienses es el voto diferenciado. Estoy cierto que la razón que subyace a esta decisión está cimentada en las coincidencias que observan los ciudadanos en los proyectos y promesas de gobierno encabezados por los candidatos mencionados. Esto explicaría la mala recepción que ha tenido en Jalisco la coalición Por México al Frente, encabezada por PAN-MC-PRD a nivel nacional.

¿Realmente el proyecto político alfarista se encuentra tan alejado del lopezobradorismo como nos lo han querido vender? ¿Será posible que Movimiento Ciudadano esté más cerca del PAN que de Morena?

No tardaremos mucho tiempo en tener información para contestar estas preguntas.