d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Elección definida o cambio de escenario

La elección 2018 tiene condiciones únicas: el número de puestos en juego, el rechazo mayoritario de los ciudadanos al sistema político, las fallidas campañas de guerra sucia, el papel de las redes sociales y el cambio en los medios electrónicos, el voto masivo que se espera a favor de un nuevo rumbo para el país… Estará marcado por la ira del pueblo convertida en votos, dicen.

AMLO y Anaya avanzaron en el primer debate

De la primera confrontación, realizada el 22 de abril, tanto Anaya como López Obrador salieron bien evaluados en los sondeos, con ligera ventaja para el primero. No obstante, al día siguiente, se conoció que Anaya había mentido en el debate para atacar a López Obrador. Fue un golpe a su credibilidad. Tras el primer debate, AMLO subió dos puntos y Anaya cuatro, pero la distancia es de 15 puntos. Ricardo Anaya no logra entusiasmar. José Antonio Meade relanzó su campaña pero no ha logrado los resultados esperados. Los independientes bajaron en las preferencias pasado el primer debate, aunque para el segundo Margarita Zavala ya se había salido de la carrera presidencial.

Ahora, tras el segundo debate, parece no haber vencedores ni sorpresas. Así que López Obrador sigue como puntero. Y para el tercer y último debate, el 12 de junio, no se espera alteración alguna. Además de que, según los conocedores de procesos electorales, las tendencias no suelen modificarse de manera drástica cuando ya faltan sólo algunos días para los comicios.    

¿Elección definida?

Con este panorama, algunos periodistas dan por hecho que la elección “ya está definida”, que “el resultado está saldado” y que, salvo que ocurra algo extraordinario, López Obrador será el próximo presidente de México. Que AMLO va a ganar con votación histórica (Antonio Solá). Pero los adversarios del tabasqueño no están de acuerdo y difunden otra narrativa: que Anaya atraerá votos suficientes para ganar por ser el único que puede competirle a López Obrador.

Tras el segundo debate, parece no haber vencedores ni sorpresas. Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro.

La respuesta no se hizo esperar

Al ver el avance de AMLO, desde la última semana de abril, PRI y PAN lanzaron nuevos espots infundiendo miedo contra López Obrador (con ecos de 2006); luego vendría el mensaje con niños de Mexicanos Primero, que llamaba a votar por quien estuviera a favor de la reforma educativa. En ese momento arreció la polémica del tabasqueño con la cúpula empresarial cuando éste los acusó de financiar la campaña sucia y reveló que los más ricos de México se reunieron y acordaron hacer un frente en su contra.

Polémica y conciliación de AMLO con empresarios

La tormenta que desató la declaración de AMLO de que representaban a la mafia del poder llevó al Consejo de Negocios de México, el club de los más ricos, Coparmex y Consejo Coordinador Empresarial, a publicar el 3 de mayo un desplegado con el título “Así no”, respondiendo duramente a López Obrador. Les reviró que no se quería pelear con el sector privado y pidió “amor y paz”.  El lunes 7 de mayo vendría otro desplegado, firmado por más de 300 organismos empresariales, para responderle y concluir que están dispuestos a dialogar con cualquiera que resulte electo presidente. López Obrador declaró que coincidía con los empresarios y que los consideraba aliados en su proyecto de nación.

Bloque con Anaya

La alianza empresarial de los más ricos, neoliberales y la derecha ya se decantó por Ricardo Anaya. En la segunda semana de mayo se vio el cambio de estrategia: quieren construir un escenario electoral competido, incluso cerrado, entre el primero y el segundo lugar. De la mano de encuestadoras (Massive Caller y GEA-ISA), Anaya quiere posicionarse como el candidato que crece. Pero no parece funcionarle, pese a la salida de Zavala…

El árbitro mete gol

Al tiempo que se difundían estas encuestas, Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, declaró que el instituto estaba preparado para una elección competida y reñida, abonando así a crear ese escenario. Córdova desvió su papel: es autoridad electoral que debe garantizar que se cuenten los votos, no el oráculo del resultado de las votaciones.

Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, declaró que el instituto estaba preparado para una elección competida y reñida, abonando así a crear ese escenario. Foto: Isaac Esquivel/Cuartoscuro.

A Ricardo Anaya se le agota el tiempo

El candidato de la Coalición por México al Frente tiene pocos días para cambiar el escenario. Es grande la ventaja que lleva el puntero, Andrés Manuel, quien sigue marcando la agenda del debate público. Anaya no supo aprovechar su repunte tras el primer debate y no ha sabido atraer electores. A diferencia de López Obrador, al panista no le fue bien en la televisión. Anaya no crece, está cuesta arriba y no aprovechó el segundo debate.

La campaña del miedo ya no funciona

Los mensajes en televisión de miedo y odio del PRI y el PAN ya no están influyendo. Hay quienes culpan de ello al enojo social, a la ira de la gente, que ya no escucha, que ya no se cree las mentiras. Dicen que el enojo no los deja pensar y que por eso van con López Obrador. Los que están enojados son otros.

La moneda sigue en el aire: ¿Se mantendrá la ventaja de AMLO hasta el final de la elección?, ¿Será capaz Ricardo Anaya o José Antonio Meade de remontar la adversidad del momento actual? La respuesta la tiene el ciudadano con su voto, que marcará la historia, sin duda.