d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Escuadrón 201 bajo la mirada de jóvenes cineastas

La historia de un soldado que perteneció al Escuadrón 201 de la Fuera Aérea Expedicionaria Mexicana, quien luchó en el Pacífico de Occidente, será contada a través de un documental por el joven estudiante de cinematografía Aldo Bejines. Hace unos días él y sus compañeros recibieron de la empresa Kodak 80 cartuchos de cinta súper 8mm para comenzar el rodaje, un material que les fue donado por la Cátedra de Cine Documental Boris GoldenBlank con un valor cercano a los dos mil dólares.

Bejines apenas tiene 16 años de edad, pero ya cuenta con un gran conocimiento del séptimo arte. Uno de sus cineastas favoritos es Wes Anderson, pero también le gusta el trabajo del documentalista Michael Moore, por su crítica ácida e inteligente hacia los poderes fácticos.

Es estudiante del Centro de Educación Artística (CEDART) José Clemente Orozco, y hace poco más de un año ingresó al taller de cinematografía que se imparte todos los sábados en la Preparatoria de Jalisco de la Universidad de Guadalajara. Fue en ese lugar que se gestó la idea de producir un documental, bajo la conducción de su profesor, el rumano Antoniu Moldován.

El resto del equipo lo conforman Gabriel Esdras Hernández, productor; Edith Rivas, productora y relacionista pública; Valeria Ascencio y Jesús Rodríguez, cinefotógrafos.

“Encontré a este personaje que vive en Mazatlán, Sinaloa, fue como una sorpresa que fuera tan lejos”, dice.

Bejines precisa que se trata del soldado Humberto Gamboa Montoya que participó en la Segunda Guerra Mundial a través del Escuadrón 201, pero que además fue docente y deportista.

“Me atrapó la posibilidad de poder retratar lo que es el Escuadrón 201 en la Segunda Guerra Mundial. Qué motivó a México a participar y pelear también contra los japoneses sabiendo que no era un ejército muy amplio el que teníamos”.

El joven explica que el proceso de filmación en súper 8 mm o cine análogo necesita más disciplina pues cada cartucho les da sólo tres minutos y no pueden desperdiciar ningún segundo. Filmar en ese formato, dice, produce una visión estética más profunda.

“Cuando se filma en cine en película se logra una tridimensionalidad que no se puede lograr con el cine digital, además que la película una vez revelada te dura cien años y si la renuevas te dura otros cien años. Cuando tienes archivos digitales un disco duro te cinco años y quizás después puedas perder el archivo, no hay nada seguro con el mundo digital”, añade.

De acuerdo con el calendario que han programado los propios estudiantes, el filme estará listo en abril del próximo año y llevará como título tentativo “Águilas Aztecas”.

Reportero. Estudió sociología. Aún cree que la función del periodismo es eminentemente social y no un simple intercambio de mensajes entre la clase política.