d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Frío arranque de campañas en Jalisco

“Que tu campaña sea excelsa, que se caracterice por su grandeza y sus propuestas. Y si fuera la oportunidad, que se levanten en contra de los adversarios una serie de rumores sobre corruptelas y desenfrenos”. Esta cita es adjudicada a Quintus Tullius Cicero, quien en el año 53 a. C. escribió un manual para ayudar a su hermano Marcus, quien competía por un puesto en el senado romano.

A Andrés Valdez Zepeda, académico de la Universidad de Guadalajara y experto en marketing político, le gusta recordar este texto cada vez que habla de temas electorales, y esta no es la excepción. En entrevista con Punto Rojo menciona que la llamada “guerra sucia” no tardará en aparecer, pues es un recurso clave que utilizan los candidatos para llevarse la victoria.

Arrancan sin brío

El pasado 30 de marzo el Instituto Nacional Electoral (INE) dio la autorización para el comienzo formal de las  campañas políticas, aunque algunos esperaron a que concluyera la Semana Santa para meterse de lleno.

El arranque de las campañas fue frío, y cada uno de los siete contendientes buscó su propia forma. El candidato por Movimiento Ciudadano (MC), Enrique Alfaro Ramírez, realizó una concentración en la Plaza de la República, en Guadalajara, donde prometió la refundación del estado de Jalisco, con el planteamiento de establecer una nueva relación entre los poderes públicos “con verdadera autonomía y respeto”, aunque en la práctica algunos analistas locales consideran que se trata de un refrito de la “Gran Alianza por Jalisco” que planteó el ex gobernador Emilio González Márquez y que terminó siendo un gran fracaso.

En tanto Miguel Castro Reynoso, del PRI, abrió en Plaza Fundadores con un pequeño mitin. Una de las grandes novedades de su campaña es que decidió sacrificar los emblemas del partido en su campaña para apostarle sólo a su nombre, igual que el aspirante presidencial José Antonio Meade. Valdez Zepeda comenta que esa estrategia puede entenderse porque el PRI como marca tiene un severo desgaste de imagen a nivel nacional.

Tan es así, que la campaña de Miguel Castro –denominada #TúMandas– se ha concentrado en destacar aspectos de su persona y ha dejado a la sombra la imagen institucional del partido.

Algunos analistas locales consideran que la “refundación” de Alfaro se trata de un refrito de la “Gran Alianza por Jalisco” que planteó el ex gobernador Emilio González Márquez y que terminó siendo un gran fracaso.Foto: Arturo Campos Cedillo.

“No voy a callar tus opiniones o lastimar tus creencias. No voy a condicionar tu derecho a ganarte la vida. No voy a usar la fuerza pública para doblegar tu libertad de expresión. No voy a tolerar a los corruptos. Y yo no voy a olvidar que quien manda eres tú”, dice el candidato en el primer spot que lanzó a los medios de comunicación, en el que varios interpretaron que alude a su opositor de MC, Enrique Alfaro Ramírez, quien destacó en su administración de Guadalajara por confrontarse con ciudadanos, la comunidad católica y los vendedores ambulantes.

En otro de los videos que circulan en redes sociales, aparece Miguel Castro lavando trastes en el restaurante de mariscos que tiene su papá en el municipio de Tlaquepaque. Porta un delantal con el hashtag #TúMandas, y mientras enjabona una olla, se acerca un comensal para desearle suerte.

A pesar del intento del candidato por ganarse las simpatías de la gente, sus arengas no logran convencer. El 9 de abril, por ejemplo, acudió al Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) para dialogar  con los estudiantes, pero no llenó ni  la mitad del auditorio en el que se presentó. Las imágenes de sillas vacías en redes sociales eclipsaron su presencia, y se superpusieron al mensaje y las propuestas del candidato.

Ahí se le cuestionó, precisamente, la ausencia de los emblemas del PRI en campaña. Castró aseguró que no reniega de su partido. “Nunca he sido obsesivo con el poder. Prefiero dejar la política antes que dejar mi partido. Me siento orgulloso de haber sido parte de este gobierno y habré de dar la cara por mi gobernador”, expresó.

También mencionó la posibilidad de crear una segunda universidad pública, luego de que el aspirante del PAN a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya Cortés, nombrara al ex rector de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López, como su enlace con la comunidad cultural.

Con un perfil más bajo, el aspirante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Carlos Lomelí Bolaños, inició su campaña en el malecón de Mezcala, municipio de Poncitlán, donde prometió abatir las enfermedades renales que afectan a algunos de sus pobladores y comenzar el saneamiento del río Santiago.

El médico de profesión y dueño de la farmacéutica Grupo Lomedic no ha podido colgarse de la popularidad que goza el aspirante presidencial, Andrés Manuel López Obrador. Eso se reflejó el 11 de abril cuando AMLO visitó el municipio de Tequila.

Lomelí fue recibido por manifestantes de Morena que mostraron su  inconformidad por la elección del ex priista Miguel Marín como candidato a la presidencia de ese municipio. Cuando tomó el micrófono, la protesta se intensificó. Por eso el tabasqueño tuvo que intervenir para llamar a la unidad.

Las pancartas decían: “AMLO, bienvenido. Lomelí danos una explicación ¿Qué haces aquí?” “AMLO: tú no quieres al PRI, ¿y por qué nos los impones a nosotros?”. El candidato respondió que la lucha era allá afuera y pidió conformar comisiones para atender las demandas de los manifestantes.

Lomelí fue recibido por manifestantes de Morena que mostraron su  inconformidad por la elección del ex priista Miguel Marín como candidato a la presidencia de ese municipio. Foto: Saúl López/Cuartoscuro.

La chiquillada

Por su parte, el candidato de PAN, Miguel Ángel Martínez Espinosa, realizó una concentración con medio centenar de simpatizantes en el lugar donde Enrique Alfaro ordenó la instalación de la escultura “Sincretismo” del artista Ismael Vargas, como parte de un programa de arte público que puso en marcha cuando era alcalde de Guadalajara.

El aspirante a la gubernatura dijo que estaba ahí para clausurar simbólicamente esa obra porque no se consultó a la población y además insulta a quienes profesan la fe católica en el estado, ya que consideran que se ofende la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Si bien Martínez Espinosa dice que su principal apuesta es recuperar la confianza de los electores, de acuerdo con la mayoría de las encuestas Acción Nacional va encaminado a obtener su peor resultado en Jalisco en más de 50 años de existencia. Su estrategia de la revaloración del papel de la familia y lograr una mejor cultura de la paz no ha sido bien aceptada.

Otro de los candidatos al que se considera como competidor presencial por su nula popularidad es Carlos Orozco Santillán, candidato del PRD, quien es afín al denominado Grupo Universidad que lidera el ex rector Raúl Padilla López. Inició con una rueda de prensa en Puerto Vallarta, acompañado de militantes de su partido y empresarios de la zona turística.

Para Orozco Santillán el reto del PRD en la presente elección será conservar el registro, pues de acuerdo con la Ley General de Partidos Políticos deberán obtener por lo menos 3 por ciento de la votación válida emitida en la elección ordinaria inmediata anterior.

“El 2017 fue uno de los años más difíciles para el PRD, por el decrecimiento real que tuvimos en Jalisco. Sin embargo, a nivel nacional venimos de gobernar la ciudad más grande de México, por lo tanto con ese bagaje intentaremos que el partido conserve su registro”, dijo en sus primeras declaraciones.

Una de sus propuestas está ligada a la protección de grupos vulnerables y de la comunidad lésbico gay. “El derecho inmanente a ser iguales, a tener acceso a las mismas posibilidades y competir en las mismas condiciones el resto de nuestras vidas”, dijo.

Por su parte, el candidato del PVEM, Salvador Cosío Gaona, se reunió en privado con líderes de organizaciones civiles y posteriormente habló con los medios de comunicación. Cosío Gaona es hijo del defenestrado ex gobernador de Jalisco Guillermo Cosío Vidaurri, quien  obligado por las presiones sociales dejó el cargo tras las explosiones del 22 de abril de 1992.

La estrategia de Miguel Ángel Martínez Espinoza de la revaloración del papel de la familia y lograr una mejor cultura de la paz no ha sido bien aceptada.Foto: Arturo Campos Cedillo.

Desde que renunció al PRI en abril del 2006, Cosío Gaona no ha corrido con la misma suerte de su padre. Rompió con la tradición familiar de seguir militando en ese partido y emigró al PRD, en donde tuvo relativo éxito pues se convirtió en el coordinador de bancada de esa institución política en el Congreso del Estado. Pero también la legislatura que le tocó encabezar (la número 57) se caracterizó por una serie de excesos, como compras a sobreprecio, incremento de la nómina, autorizaciones de viajes internacionales, asignación de partidas secretas, gastos de representación y casas de enlace, y la muy sonada venta de automóviles supuestamente inservibles para adquirir una flota nueva.

Cosío Gaona abandonó el PRD tras declararse lopezobradorista, situación que le llevó a desconocer a la dirigencia estatal que comandaba Raúl Vargas López, quien a su vez apoyaba abiertamente a Jesús Ortega como líder nacional del sol azteca. Posteriormente tuvo un paso fugaz por el partido Convergencia (convertido ahora en Movimiento Ciudadano), donde fue delegado estatal. 

Y aunque ya no milita en ningún partido, nunca ha dejado de hacer política. Para seguir en el candelero fundó dos organizaciones civiles que le han dado presencia: Conciencia Cívica y Confío en México, a través de las cuales ha  denunciado actos de corrupción de los distintos niveles de gobierno. Cosío Gaona se perfilaba como candidato independiente a la gubernatura de Jalisco, hasta que el PVEM le ofreció la candidatura.

Dos semanas antes de que iniciaran las campañas electorales, a Salvador Cosío Gaona se le mencionó como el notario que certificó la compraventa de la nave industrial que el aspirante presidencial, Ricardo Anaya Cortés, celebró con el empresario Manuel Barreiro, y por el cual ha sido acusado de presunto lavado de dinero. El candidato del PVEM se deslindó del tema tras asegurar que falsificaron su firma y que no conoce a la persona de Manhattan Master Plan que solicitó el procedimiento en su notaría, ni al abogado al que los operadores recurrieron para ese procedimiento.

Martha Rosa Araiza es la segunda mujer en ser postulada por Nueva Alianza para contender por la gubernatura. En los comicios del 2012 el partido fue abanderado por María de los Ángeles Martínez Valdivia. Esta institución política, fundada por la ex líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, se ha caracterizado por ofrecerse electoralmente al mejor postor.

El currículum de Rosa Araiza aparenta ser impecable. Cuenta con 47 años de edad, es docente de primaria, con licenciatura en Pedagogía y maestría en Educación; además, cursó la carrera de Enfermería y es ingeniera agrónoma.

Más de lo mismo

Ante este escenario, Andrés Valdez Zepeda observa que durante el arranque de las campañas electorales prácticamente todos los aspirantes a cargos de representación popular recurrieron a la concentración masiva de gente sin aportar ningún otro elemento de creatividad. Incluso señala que el uso de redes sociales tampoco es innovador, pues se trata de un recurso que empleó al máximo Barack Obama durante su campaña a la presidencia de Estados Unidos. 

Explica: “La gente ya está enfadada de eso; más de lo mismo. Se concentran en el Zócalo, se concentran en la plaza pública, la ensucian, molestan el tráfico. Hoy día las campañas no requieren necesariamente llenar plazas; se requiere llenar urnas. En pocas palabras, no desgastar a tus simpatizantes en marchas, mítines y concentraciones, y el día de la elección no van a votar”.

Hoy día las campañas no requieren necesariamente llenar plazas; se requiere llenar urnas. Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro.

No obstante la gran ventaja que presume Movimiento Ciudadano, el académico asevera que el efecto López Obrador podría sobreponerse al “efecto Alfaro”, e incluso al arrastre que ha logrado el candidato independiente Pedro Kumamoto, pues la campaña presidencial se está imponiendo a las campañas locales y eso pudiera ocasionarle una merma de votos al emecista, aunado a que las coaliciones son un “galimatías” difícil de entender para los electores.

Lo anterior podría ser cierto si se atiende el resultado de dos encuestas desarrolladas por distintas empresas. La primera, encargada por la Arquidiócesis de Guadalajara  a la consultora Polymetrix y dada a conocer en febrero mediante su órgano de difusión Semanario, otorgaba a Alfaro 47.4% en las preferencias electorales, mientras que la encuesta desarrollada por la empresa Massive Caller, difundida en marzo, concede 32.9% para el emecista, lo que significa que Alfaro Ramírez redujo su popularidad en casi 15 por ciento.

Asimismo, la encuesta de la Arquidiócesis ubica a Miguel Castro con 16% de las intenciones del voto, mientras que Massive Caller lo apunta con 18.7%. Quien sí observa un notorio repunte entre una y otra encuesta es el candidato de Morena, Carlos Lomelí. La Arquidiócesis lo anotaba con 10.8% en las preferencias, y Massive Caller lo registra ya con 16.7%.

También el aspirante del PAN alcanzó un repunte entre uno y otro estudio. Massive Caller le otorga 14.5%, mientras que la Arquidiócesis lo ubicó con 7.5 por ciento.

Previamente, el Semanario publicó una encuesta que colocaba a Andrés Manuel López Obrador a la cabeza en las preferencias rumbo a la Presidencia; por ello, el INE pidió a la Arquidiócesis informar el costo y la metodología del estudio.

Las campañas que sirven, precisa Andrés Valdez Zepeda, son aquellas que mueven las emociones, y hay dos estrategias que se utilizan a nivel mundial para cumplir ese propósito: “los puntos de ira” y la propagación del “miedo”. Explica que ambas son emociones primarias en el ser humano.

“El miedo se ha utilizado como un sistema de control político bajo sistemas totalitarios, autoritarios y democráticos; ha sido un instrumento de control político en la humanidad y se utiliza hoy en día por campañas electorales o por candidatos”, explica.

Campañas sosas

En entrevista para Punto Rojo, el analista político y académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) Jorge Rocha Quintero plantea dos escenarios clave para entender el proceso electoral en Jalisco. Por una parte, dice, el candidato que más se acerque al antipriismo terminará ganando la elección. En este sentido, comenta que si bien existe una diferencia marcada a favor del alcalde con licencia Enrique Alfaro Ramírez, éste no aporta nada concreto ni claro en su proyecto de campaña denominado “refundación”. 

El otro escenario, advierte el académico, es que contrario a las prácticas políticas de antaño en Jalisco, permeará un voto diferenciado.

“Los mensajes de campaña que mandan los candidatos insultan la inteligencia de la ciudadanía. No hay debate, no hay propuestas. Buscan, sin éxito, crear emociones y conectar a través de empatía con el electorado. Foto: Cuartoscuro.

Explica que el voto en cascada –que consiste en que el electorado vote por el mismo partido para el cargo de presidente de la República, gobernador, presidentes municipales, diputados federales, locales y senadores– no sucederá en el estado. Advierte que la ciudadanía se dejará llevar más por el personaje político que por el partido que lo representa.

“No veo a la gente que vote por AMLO no vaya a votar automáticamente por Morena en Jalisco, o  incluso la gente que vote por Kumamoto que voten también por sus diputados de wikipolítica en el Congreso del Estado. La gente ha aprendido que es buena estrategia no votar por un solo partido”.

Jorge Rocha Quintero, quien fue mediador en el ITESO durante la visita del candidato presidencial Ricardo Anaya a esa institución educativa, advierte que algo que se pudo rescatar con relación a los jóvenes que votarán por primera ocasión, es que requieren propuestas claras y no discursos vagos. Identifica en los jóvenes un hartazgo por las campañas políticas tradicionales y un desfase entre los mensajes de los candidatos, quienes no saben llegar a los jóvenes.

Los jóvenes requieren que les hablen al grano. Han pedido se les diga cómo solucionar problemas de la agenda pública, como la seguridad y los derechos humanos. A ellos poco les interesan los espectaculares, sino los contenidos”.

Refiere que en esta elección imperan las campañas carentes de contenidos y propuestas. Advierte que Alfaro no tiene un proyecto concreto de gobierno; que Miguel Castro, si bien propuso en el ITESO la creación de una segunda universidad pública, no ha dicho en qué será distinta a la UdeG, y el candidato del PAN al gobierno del estado se ha enfocado en un discurso tradicionalista de defender el papel de la familia y los valores religiosos. 

“Los mensajes de campaña que mandan los candidatos insultan la inteligencia de la ciudadanía. No hay debate, no hay propuestas. Buscan, sin éxito, crear emociones y conectar a través de empatía con el electorado. Me parecen hasta ahorita campañas muy sosas”, concluye el académico. 

Reportero. Estudió sociología. Aún cree que la función del periodismo es eminentemente social y no un simple intercambio de mensajes entre la clase política.