d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Gane quien gane la Presidencia, le exigiremos a los 43: sobreviviente de Ayotzinapa

Las recientes revelaciones sobre el caso Ayotzinapa no eximen al gobierno de su responsabilidad en la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos, señala Omar García Velázquez, sobreviviente de aquella noche en Iguala. La complicidad de autoridades con el narcotráfico debe ser investigada, insiste.

Y pese a que no tiene confianza en el proceso electoral, considera que “un gobierno de oposición” podría avanzar en las indagatorias. De ganar José Antonio Meade, candidato del PRI a la Presidencia, “encubriría al gobierno anterior”, apunta el joven, en entrevista con Punto Rojo.

El 26 de septiembre de 2014 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, en Guerrero, llegaron a Iguala en su camino a Ciudad de México. Pero fueron atacados y 43 de ellos desaparecidos. Eso es la única certeza. Desde entonces, las pesquisas de investigadores independientes, el gobierno mexicano y ahora el estadounidense, se contradicen.

Padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapan marcharon desde casa de gobierno hasta el centro de Morelia en donde realizaron un mitin. Foto: Juan José Estrada/Cuartoscuro

La semana pasada el diario Reforma dio a conocer conversaciones sostenidas entre jefes de Guerreros Unidos (GU), en Chicago, y operadores en Iguala, según las cuales, el ataque habría sido dirigido desde aquella ciudad estadounidense.

Pero García Velázquez advierte: “Nosotros vimos a cuerpos policiacos y al Ejército participar”. Además, “quedó demostrado que estuvieron coordinados a través del Centro Estatal de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4), y que sabían que éramos los de Ayotzinapa. Descarto la posibilidad de que nos confundieran”.

La comunicación fue en mensajes de Blackberry, intervenidos por agencias de EU que investigan a ese cartel. En uno de ellos un hombre identificado como “Aníbal” informa a los jefes en Chicago: “Solo que llevaban 60 paquetes (personas detenidas) ya guardados y otros con San Pedro (asesinadas)”. Esto lo reporta a las 15:28 horas del 27 de septiembre.

Omar García, sobreviviente de la noche de Iguala. Foto: Cuartoscuro

Para esa hora, según la versión de la Procuraduría General de la República (PGR), anunciada por el entonces titular, Jesús Murillo Karam, los estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos ya habían sido incinerados en un basurero del municipio de Cocula.

El 27 enero de 2015, a cuatro meses de la desaparición de los jóvenes, Murillo Karam sostuvo que Guerreros Unidos asesinó a los jóvenes. Enfatizó que ésa era “la verdad histórica” y que el caso debía cerrarse.

Lo publicado por Reforma “contradice la verdad histórica. Habla de horas distintas, de más personas desaparecidas y de otros asuntos que no coinciden con la versión oficial”, apunta el sobreviviente Omar García Velázquez.

Marcha por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Foto: Cuartoscuro

Subraya que, encima de todo, las confesiones de los presuntos implicados en México “fueron extraídas bajo tortura” por autoridades de este país, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas.

El ex estudiante de la Normal de Ayotzinapa recuerda que el trasiego de drogas, como uno de los móviles, fue apuntado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), una asamblea de expertos creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Esa línea de investigación “debe agotarse”. Porque daría pistas sobre el paradero de sus compañeros, de lo que ocurrió aquella larga noche, y porque “descubrirían los vínculos entre el crimen organizado y algunos gobiernos municipales, estatales e incluso algunos con algunos funcionarios federales”.

De acuerdo con García Velázquez, las familias de los 43 jóvenes recibieron esta nueva información “con un poco de rabia. Porque sobre esto (el móvil del crimen organizado) se ha insistido por más de un año y las autoridades no han avanzado”. Al mismo tiempo, comparte, “con esperanza” de que se pueda llegar a la verdad.

Protesta gráfica por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro

De vuelta a la desilusión, García Velázquez dice mientras suspira: “Al Estado realmente no le interesa investigar”. El caso Ayotzinapa demuestra “el desprecio de las autoridades. Pareciera que existe una intención de que el caso no se resuelva”.

Sin duda, continúa, la investigación del periodista Roberto Zamarripa, subdirector del periódico Reforma, ayuda a impedir que el caso se cierre o se dé por concluido. Por otro lado, “legitima la exigencia de las familias por agotar esas cuatro líneas de investigación que recomendó el GIEI”.

Esos cuatro puntos fueron, además del trasiego de droga de Iguala a Chicago, la investigación sobre la participación del Ejército, detención de policías municipales de Huitzuco, así como indagar los celulares de los desaparecidos.

También abre la posibilidad de abrir otras líneas que no hayan sido tomadas en cuenta. “Sobre todo en estos tiempos electorales, que todos los candidatos andan hablando de derechos humanos y desaparición forzada. Queremos ver en sus agendas qué se va a hacer”.

De entrada, él propone que regrese el GIEI, o crear “una comisión mucho más fuerte”. Un grupo también interdisciplinario e independiente, exclusivamente de mexicanos, que investigue el resto de los casos de desaparición.

Omar García, sobreviviente de la noche de Iguala. Foto: Rodolfo Angulo/Cuartoscuro

Sin embargo, García Velázquez vuelve de nuevo al desaliento: “No hay confianza. Hemos aprendido a no confiarnos nunca. Sabemos que, gane quien gane, tenemos que seguir chingándole, exigiendo la presentación con vida, la verdad, la justicia de nuestros compañeros y el resto de los desaparecidos”.

No obstante, calcula un panorama diferente según quién dirija el país. “En este sistema de partidos, en el cual no confío nada, sería mucho más difícil con (José Antonio) Meade”, candidato del PRI a la Presidencia. “No creo que se ponga a investigar a sus cuatazos”.

En cambio, con “un gobierno de oposición, tal vez, por ser de oposición y querer legitimarse, investigaría a sus rivales políticos. Pero estamos hablando de la política de arriba. Habría que ver hasta qué grado lo harían”.

Mejor es prepararse para el peor de los escenarios: que ganen “los de siempre, los que están ahora. Esperamos la continuidad del régimen, por lo tanto, la continuidad de la impunidad y las injusticias”.

Periodista ambulante. Me interesa compartir las voces que tienen que ser escuchadas. La única contradicción que no hay en mí es ser huasteca y chilanga.