d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Kumamoto y Castañeda, la disputa por el Senado

El fenómeno del candidato independiente al Senado, Pedro Kumamoto Aguilar, ha sido una de las mayores sorpresas electorales.

A sus 27 años de edad arrasó con el número de firmas solicitadas por el Instituto Nacional Electoral (INE) para aparecer en la boleta electoral como candidato al Senado de la República –con 120 mil firmas hasta el cierre de edición–. Su éxito se basa en una agenda enfocada a la rendición de cuentas y la política de austeridad. Su reto, lograr trasladar a sus simpatizantes de las redes sociales hacia las urnas el día de la elección.

Sin embargo, lo que alguna vez le funcionó a Pedro Kumamoto durante su campaña política para llegar al Congreso de Jalisco, no necesariamente podría funcionarle para llegar al Senado, dice en entrevista para Punto Rojo el analista político y catedrático de la Universidad de Guadalajara, Andrés Valdez Zepeda. Explica que es aventurado decir que este joven podría convertirse en el primer senador independiente, pues las campañas electorales no se ganan por los aciertos, sino que se pierden por los errores, y un error común es el exceso de confianza.

Y advierte: “Un claro ejemplo fue la campaña de Andrés Manuel López Obrador con su lema ‘Sonríe, ya ganamos’, que se convirtió en error de confianza y no le dio la victoria. En Jalisco vimos lo mismo con Jorge Arana y Arturo Zamora, a quienes las encuestas les favorecían, pero tras el golpeteo político perdieron la elección. Las encuestas son una fotografía del momento, pero los momentos son cambiantes y el triunfo se decide hasta las urnas.

Pedro Kumamoto, ex diputado independiente de Jalisco, busca ser candidato independiente al Senado por el mismo estado. Foto: Rafael del Río

 

Con relación al fenómeno Kumamoto, el experto en marketing político contempla dos ventajas: uno, la novedad de haber ganado como candidato independiente el Congreso del Estado, y dos, ser visto como una especie de celebridad o héroe social.

Sin embargo, dice, requiere una nueva estrategia de campaña, pues la elección de 2018 será completamente distinta a lo que fue la del 2015.

Apunta: “Si bien Kumamoto es visto como una celebridad, no debemos olvidar que el voto es de quien lo trabaja, de quien lo lleva a las urnas y lo defiende, no de quien repunta en las encuestas o de quien es más popular en el momento. Además, no siempre se gana con la misma fórmula. Pongamos el caso de Layín en Nayarit, (quien) ganó como candidato independiente de San Blas y pensó que la misma estrategia le funcionaría también para la gubernatura, y perdió. Si bien es el mismo cauce de río, las aguas son distintas. Lo mismo aplica para el caso Kumamoto.”

Advierte que tanto él como su equipo deberían apostar por una mayor organización y movilización territorial. Explica que si bien se tiene que tomar en cuenta el frente digital, no se debe menospreciar el frente territorial (suelo, sudor y saliva) y el frente de los medios de comunicación.

Según el analista político Andrés Valdez, Pedro Kumamoto y su equipo no deben olvidar la movilización territorial. Foto: Fernando Carranza / Cuartoscuro

“Estamos aún en tiempo de precampañas, y decir que alguien ya es ganador es muy aventurado, porque el voto del ciudadano es el que lo decide. Si bien hay tendencias y encuestas favorables, el voto no está ni siquiera cerca de ser definido”, concluye.

Sorprende

Cuando Pedro Kumamoto anunció su candidatura al Senado de la República por la vía independiente, no faltaron quienes calificaran de ambicioso su proyecto. Incluso la kumafobia de los partidos políticos se hizo notar cuando se pensó que Kumamoto no llegaría siquiera al número de firmas solicitados por el INE.

Y es que luego de que su suplente, Pablo Torres, fuera excluido de tres comisiones en el Congreso local en octubre del año pasado, Pedro Kumamoto encendió la alerta roja entre las filas del PRI y MC al acusarlos de manera pública de trabajar juntos en lo oscurito para evitar señalamientos contra irregularidades, tales como el Presupuesto de Egresos.

Pedro Kumamoto dijo que, aunque sabía que las encuestas lo favorecían para obtener la victoria como alcalde de Zapopan, consideraba que no se trata de buscar un puesto político, sino de impulsar una agenda que revolucione los derechos de los mexicanos. Foto: Fernando Carranza / Cuartoscuro

En ese momento señaló: “Me parece que la respuesta es muy clara: lo que quieren es que no seamos incómodos a los acuerdos de las cúpulas partidistas; lo que no quieren es que estemos cuando se está discutiendo el Presupuesto de Egresos, denunciando que el Fiscal tiene más de 75 millones de pesos para publicidad”.

Entrevistado para Punto Rojo, este joven apartidista reitera que existe una simulación electoral entre PRI y MC, así como cuotas de poder que permean y seguirán permeando en la siguiente legislación. Y recalca: “Lo dije en su momento y lo digo nuevamente ahora. Veo a un PRI y Movimiento Ciudadano trabajando juntos. El PRI y MC buscan sacar los puestos, los huesos, la chamba para sus amigos y los acuerdos políticos que sólo a ellos les convienen e interesan. Por eso vale la pena estar atentos a lo que sigue y no perder, como sociedad, el ojo que le podamos echar”.

Su agenda

Sobre su trabajo legislativo, Kumamoto señala que buscó transformar la voluntad política en cambios reales, al impulsar la eliminación del fuero a funcionarios públicos en Jalisco y recortar más de dos mil millones de pesos a los partidos políticos con su famosa ley #SinVotoNoHayDinero.

Aunque el gobernador del Estado, Jorge Aristóteles Sandoval, se colgó del mérito al escribir en su cuenta de Twitter que “Jalisco puso el ejemplo al ser los primeros en elevar a Ley el reclamo ciudadano de tener partidos austeros”, Kumamoto dice no importarle quién se adorne con esta ley, siempre cuando se trabaje a favor de la ciudadanía.

Los diputados Manuel Clouthier y Pedro Kumamoto, presentando la campaña “Sin voto no hay dinero”, con la que se recortaron más de dos mil millones de pesos a los partidos políticos. Foto: Tercero Díaz / Cuartoscuro

Se muestra confiado al afirmar que las encuestas lo favorecen, y dice que de llegar al Senado buscará construir un agenda nacional para impulsar las micro y medianas empresas, así como el aumento al salario mínimo. Asimismo, destaca su interés por lograr un punto de acuerdo en el Senado que mejore los servicios de salud de los mexicanos, así como el acceso a la educación.

Agrega: “Si bien la encuestas me favorecían para obtener una victoria como alcalde de Zapopan, considero que no se trata de buscar un puesto político, sino de impulsar una agenda que revolucione los derechos de los mexicanos. Que el salario mínimo no sea de 88 pesos; impulsar una excelente salud pública; el acceso a la educación; que los corruptos verdaderamente pisen la cárcel, y quitarle los beneficios a los partidos políticos. Y por eso nuestra alianza no puede ser con los poderes fácticos que han pervertido la lógica de la política, sino con aquellos que crean en el poder del cambio.”

Riesgo de estallido si hay fraude

El diputado federal con licencia, Clemente Castañeda Hoeflich, uno de los líderes del cerrado grupo de los Golden Boys de Tlajomulco (los que le dieron rostro y voz a la corriente alfarista), se alista para la contienda al Senado de la República. En entrevista, habla del panorama nacional que se avecina ante las próximas elecciones en el país.

Clemente Castañeda también buscará llegar al Senado de la República, por Movimiento Ciudadano. Foto: Rafael del Río

Advierte que si el gobierno federal no respeta la verdadera opinión de los electores y la gente, no se descartaría un estallido social o la aparición de violencia.

—¿Cómo ves la situación? ¿Hay riesgo en las elecciones de desbordamiento, de estallidos sociales o de violencia?

—Creo que hay una gran inconformidad de la gente. Los mexicanos y las mexicanas están hartos del régimen actual. Todos los días recibimos una mala noticia, y creo que si el gobierno no actúa con responsabilidad, lo que implica respetar a las diferencias de opinión, lo único que están haciendo es calentar el ambiente para un estallido social de otra dimensión.

También hace alusión a las reformas estructurales promovidas durante la gestión del presidente Peña Nieto, como la Ley de Seguridad Interior. Opina que con esa modificación “da la impresión que están reconociendo tácitamente que va a comenzar una guerra”.

Clemente Castañeda es uno de los hombres más cercanos a Enrique Alfaro Ramírez, e inicia su lucha por alcanzar un escaño en el Senado de la República, acorralado ante la ventaja que le lleva el político independiente Pedro Kumamoto. Algunas encuestas internas de las que no se habla en público, ponen a Kumamoto en una posible tendencia de tres a uno por encima de Castañeda en la intención del voto.

“El PRI y MC buscan sacar los puestos, los huesos, la chamba para sus amigos y los acuerdos políticos que sólo a ellos les conviene”.

El “Todo por el Todo”

Castañeda Hoeflich no hace ninguna mención sobre el tema de los números en las preferencias electorales, y prefiere hablar sobre lo que a su juicio es el avance logrado por la corriente alfarista, a sabiendas que en las elecciones del uno de julio ese grupo político y el partido Movimiento Ciudadano se juegan el “todo por el todo” en el estado de Jalisco. Tan es así, que para el caso de la gubernatura MC decidió no hacer alianza con las otras fuerzas que integran Por México al Frente (PAN y PRD).

Aunque Clemente Castañeda se considera un hombre de izquierda, defiende la coalición Por México al Frente, la alianza que promueve la candidatura presidencial de Ricardo Anaya Cortés, del PAN. Foto: Rafael del Río

“Yo creo que hoy Movimiento Ciudadano, en Jalisco, se convirtió en un actor político nacional fundamental. Hemos sido, como expresión, una pieza clave en la conformación de la coalición Por México al Frente, y sin lugar a dudas los votos, la dinámica electoral de Jalisco, serán determinantes para definir la elección presidencial. De ese tamaño es el papel que juega Movimiento Ciudadano”.

A pesar de considerarse un hombre de izquierda, Castañeda defiende la coalición Por México al Frente, la alianza que promueve la candidatura presidencial de Ricardo Anaya Cortés, del PAN.

Javier Lozano, ex secretario del Trabajo, ex colaborador de Felipe Calderón y recientemente integrado a la campaña del precandidato del PRI, José Antonio Meade, considera a Anaya como el responsable de la división entre los panistas y como el Donald Trump de México.

Clemente Castañeda niega que ese Frente busque bloquear las aspiraciones de Andrés Manuel López Obrador, el precandidato del partido Movimiento de Renovación Nacional (Morena) y quien luce como el principal adversario del PRI y del PAN en los comicios de julio.

“Yo creo que hoy MC se convirtió en un actor político nacional fundamental. Hemos sido una pieza clave en la conformación de la coalición Por México al Frente”.

“Yo creo que hoy Movimiento Ciudadano, en Jalisco, se convirtió en un actor político nacional fundamental”, dice Clemente Castañeda. Foto: Rafael del Río

“Tenemos proyectos distintos y seguiremos caminos distintos. Andrés Manuel ha decidido construir una ruta con aquellas personas que le son incondicionales, sin importar sentar a un lado a un admirador de la dictadura norcoreana y a una persona que quiere desaparecer el Estado laico; es decir, juntar al PT y al PES. Él (Andrés Manuel) ha decidido caminar con ellos. Nosotros, por el contrario, hemos decidido construir una alternativa con hombres y mujeres libres que tienen puntos de vista divergentes en muchos temas, pero que también hemos logrado unificar una agenda para transformar el régimen político de México; eso es lo que nos llevó a construir el Frente”.

Se le cuestiona sobre las críticas hechas contra Enrique Alfaro por parte de Andrés Manuel, durante una de sus giras por Jalisco.

—En el pasado mes de septiembre, Andrés Manuel dijo que Enrique Alfaro no era una persona seria, que era un demagogo.

—Me parece que es un calificativo sumamente injusto para alguien que lo único que ha hecho es ayudarlo en sus últimas campañas, que ya son varias. No comparto, de ninguna manera, el calificativo, porque no hay un argumento. Si nos la pasamos descalificando, pues no vamos a construir nada en este país.

—¿Quién gana en el 2018 la presidencia?

—Por México al Frente, la coalición que formamos Movimiento Ciudadano, el Partido Acción Nacional y el PRD.

—¿Anaya?

—Sí, Anaya es el candidato. Anaya va a ganar.

— ¿Tú crees que es el candidato?

—Creo que es el candidato más fuerte.

—¿Y a Andrés Manuel, dónde lo ubicas?

—Yo creo que Andrés Manuel será un duro contendiente, pero es su peor adversario; su mejor adversario, para decirlo así.

—¿No es Meade?

—No, no veo a Meade en la contienda electoral.

Sobre el precandidato del PRI, José Antonio Meade, opina:

—Yo creo que Meade es el candidato de la continuidad; que lo que le interesa al régimen priista es instaurar personajes que le den garantías, primero de impunidad; que no habrá una revisión a todos los escándalos de corrupción que rodean al PRI. Pero que además prologan dos estrategias muy emblemáticas del PRI. Primero, la estrategia de seguridad a través de la militarización del país; segundo, una política económica sumamente restrictiva, con el argumento de cuidar las finanzas públicas, cargándole la mano a la población. Creo que en esas dos cosas Meade es una garantía. 

Reportera. Estudió Comunicación, Periodismo y una Maestría en Género y Cultura. Al servicio de causas sociales.