d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

La niñez en México: entre el abuso sexual, la violencia y la pobreza

Editorial

México ocupa uno de los primeros lugares en el mundo en abuso sexual, violencia física y homicidios contra menores de edad, según indica la organización internacional Save the Children, una fundación civil con presencia en 18 estados del país y en 120 naciones del orbe.

Su estudio registra 3.6 millones de menores trabajadores y señala que más de 30% de ellos laboran 35 horas por semana. Además, reporta 90 mil niños y niñas en calidad de migrantes de México y Centroamérica, detenidos en albergues de Estados Unidos.

En México hay 40 millones de niños, y al menos 21 millones de ellos viven en la pobreza. Al respecto, vale la pena reflexionar en aquellos que viven atrapados en centros de reclusión y que suman más de 13 mil en todo el país, a pesar que desde hace varios años organismos internacionales como la ONU exigen a las autoridades mexicanas establecer políticas públicas ajenas a sistemas carcelarios, para enfrentar el problema de los menores infractores.

Un niño duerme tras una larga jornada vendiendo burritos de madera en el centro de esta ciudad. Foto: Moisés Pablo/Cuartoscuro

La mayoría de esos niños y adolescentes enfrentan situaciones similares. Muchos se vieron obligados a abandonar sus estudios ante los conflictos en sus hogares y la falta de oportunidades en la sociedad. Pocos cuentan con los afectos y sustento básico para su sano desarrollo.

La precariedad de su vida se observa en la comida que tienen a disposición, el tipo de ropa que visten o las condiciones hábitat a las que se enfrentan. El patrón de sobrevivencia es marcado por la agresión a las que se les somete en forma constante desde el interior de sus núcleos familiares, pero también al interior de los lugares en que son internados, luego de cometer algún delito.

Los 13 mil menores infractores a los que se refieren los especialistas, viven internados en 54 centros de reclusión de diferentes partes del país, según la referencia y los datos publicados desde 2016 por diferentes medios de comunicación. De esos niños sin libertad, la mayoría son varones (94%), y 6% son niñas y jovencitas con bajas expectativas para desarrollar una vida sana.

Por desgracia, la sociedad vuelve invisibles a esos niños. Se trata de una comunidad de pequeños infractores, quienes en unos años podrían terminar integrados a una especie de “ejército” de reserva de la delincuencia o convertidos en los nuevos líderes del hampa.

Unos 150 niños jornaleros en los campos de Coahuayana, en Michoacán, están destinados a vivir entre la miseria,Foto: El Universal

El Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Gobernación asegura que los estados donde se ubica la mayor cantidad de esos internos son Jalisco, Sonora y Chihuahua.

La psicoanalista Elena Azaola Garrido, doctora en antropología e integrante del Sistema Nacional de Investigadores, define a esos niños vulnerados como pequeños que enfrentan la “muerte social”.

En su trabajo de investigación, publicado en el año de 2015 y denominado “Diagnóstico de las y los adolescentes que cometen delitos graves en México“, Elena Azaola aclara que se trata de menores sin sueños ni aspiraciones, y sin acompañamiento para la reinserción social. La profesionista cuestiona la deficiente atención que ofrecen las autoridades y la propia sociedad a ese núcleo de población.

En este número de Punto Rojo se aborda el problema de los menores desde distintas ópticas y perspectivas.

Somos una revista independiente que explora los acontecimientos desde un ángulo distinto, comprometida con la búsqueda de la verdad.