d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Margarita Zavala y su misterioso camino a la boleta

En las elecciones presidenciales de 2018 participará una candidata con apoyos falseados. Margarita Zavala se coló a los comicios al presentar más de millón y medio de firmas para aparecer en la boleta. Pero muchas de ellas provienen de credenciales simuladas, fotocopias de la identificación o documentos inválidos.

El Instituto Nacional Electoral (INE) le validó poco más de 870 mil rúbricas –55 % de las que ella presentó–, apenas las necesarias para estar en la contienda. La ex panista es la única de los precandidatos presidenciales sin partido que alcanzó “el umbral de apoyos” para lograr la candidatura independiente.

Esta es la primera vez que en México ciudadanos no apoyados por un partido pueden postularse a la Presidencia, que será votada el próximo 1 de julio. A pesar de esto, los tres aspirantes que más firmas juntaron proceden de organizaciones políticas. Jaime Rodríguez El Bronco salió del PRI, Armando Ríos Piter del PRD y Margarita Zavala del PAN.

Para obtener la candidatura independiente el INE les solicitó juntar más de 866 mil firmas de apoyo ciudadano –lo que representa el uno por ciento de la lista nominal– dispersadas en al menos 17 entidades.

Margarita Zavala reportó un millón 578 mil 774. Más de 700 mil –45%– presentaban diversas irregularidades, así que no le contaron. El propio INE informó que 13 mil de los apoyos provenían de ciudadanos que no estaban en la lista nominal, más de 400 eran de credenciales falsas y 6 mil 700 presentaron documentos inválidos.

Más de 700 mil –45%– presentaban diversas irregularidades, así que no le contaron. El propio INE informó que 13 mil de los apoyos provenían de ciudadanos que no estaban en la lista nominal, más de 400 eran de credenciales falsas y 6 mil 700 presentaron documentos inválidos. Foto: Tercero Díaz/Cuartoscuro.

Ciudadanos, políticos, académicos y activistas reprocharon el aval del árbitro electoral a lo que él mismo reconoce como “inconsistencias”. Algunos pidieron que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales atraiga el caso y sancione a los tres aspirantes que presentaron los apoyos falsos.

Ante esa demanda, el equipo de Margarita Zavala anunció que presentará una denuncia penal en contra de quien resulte responsable por las 425 firmas que el INE consideró simuladas. Tienen en la mira a cuatro auxiliares que ayudaron a recabar las rúbricas.

La sombra calderonista

Hasta ahora, Margarita Zavala había mantenido un perfil bajo en su carrera política, hasta que quiso ser presidenta de México. A los 17 años ya militaba en el PAN y a los 50 emprendió lo más arriesgado que había hecho: renunciar a ese partido en el que no pudo conseguir la candidatura presidencial.

En el blanquiazul Ricardo Anaya fue su principal obstáculo, pues él también busca dirigir el país, por lo que le cerró las vías para ser la aspirante panista. Hubo quien supuso una desbandada para apoyarla, pero no fue así.

La mayoría de quienes dicen ser sus simpatizantes, que conforman no el grupo zavalista sino calderonista –en referencia  a Felipe Calderón, su esposo– se quedaron en el partido para desde ahí respaldarla.

El siguiente reto fue reunir las más de 866 mil firmas para aparecer en las boletas electorales. Pero eso lo resolvió con una estructura mediana, menor a la de El Bronco y mayor a la María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, también candidatos independientes.

Margarita Zavala es abogada; ha ocupado cargos en el PAN y ha sido dos veces diputada plurinominal, una de ellas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. No obstante, su trayectoria no refleja grandes logros.

Cuando Calderón era presidente de México (2006-2012) su presencia era casi invisible. Y ahora que busca la atención pública le caen los reproches por los más de 120 mil asesinados y más de 26 mil desaparecidos en el sexenio de su marido, principal impulsor de su candidatura.

Ahora que busca la atención pública le caen los reproches por los más de 120 mil asesinados y más de 26 mil desaparecidos en el sexenio de su marido, principal impulsor de su candidatura. Foto: Victoria Valtierra/Cuartoscuro.

Otros le recuerdan que en la administración calderonista su hermano Hildebrando obtuvo varios contratos con Pemex.

Ahora, en aras de demostrar que su campaña política rumbo a la Presidencia “será diferente”, renunció al financiamiento público. En su página de internet recibe donaciones: “Queremos construir una campaña austera y colectiva”, afirma en la plataforma desde la que invita a aportar desde 50 pesos hasta 10 mil pesos o más. Margarita Zavala se reunió con más de 400 simpatizantes y algunos empresarios en el Club de Industriales de Guadalajara, el 22 de marzo. En ese encuentro y frente a los medios, la aspirante a la presidencia declinó responder los cuestionamientos sobre la forma en que el INE aprueba su registro y rechaza a Jaime Rodríguez o Armando Ríos Piter, quienes también buscaban la vía independiente para alcanzar sus candidaturas.

En su encuentro dijo que no llega a la contienda “a quitarle votos a nadie”, en una clara alusión a Ricardo Anaya. Arropada por el exgobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas y por el exdirigente panista en la entidad, José Tarcisio Rodríguez, Margarita Zavala mencionó que podría encabezar la defensa de los derechos políticos de Cárdenas o de Tarcisio, si acaso el PAN nacional decide expulsarlos por el apoyo que ellos brindan a su campaña. 

Periodista ambulante. Me interesa compartir las voces que tienen que ser escuchadas. La única contradicción que no hay en mí es ser huasteca y chilanga.