d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

El Gran Tintero, un monumento al derroche en San Lázaro

Cuando los reporteros cuestionaron al presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) sobre el costo de El Gran Tintero Plateado que acababa de develar, Marko Cortés se limitó a responder: “La información administrativa con mucho gusto se las podría dar Mauricio Fara (secretario general de la Cámara de Diputados)”.

Se trata de una escultura develada el pasado martes 20 de marzo en la explanada del Palacio Legislativo de San Lázaro, una réplica de casi tres metros de altura y cerca de una tonelada de peso del símbolo que marca el sitio del presidente en la Mesa Directiva.

Durante la inauguración, en el rayo directo del sol de las 11 de la mañana, y mientras los asistentes al acto intentaban cubrirse con el folleto informativo de la escultura, tomó la palabra el presidente de la Cámara Baja, Édgar Romo.

“Habla de los símbolos, de la Historia y de la necesidad de tener acuerdos en beneficio de los mexicanos. Habla de la necesidad de legislar con justicia y habla del triunfo que sería lograrlo”, dijo en torno al emblemático tintero ahora agigantado.

La figura muestra a dos deidades griegas, Themis y Nike, sentadas de espaldas. La primera, con su espada, representa la justicia. La segunda, con una corona de laurel en la mano derecha, simboliza la victoria.

Tras el acto inaugural de la obra artística del escultor Francisco Javier Velázquez, vino el primer cuestionamiento.

El diputado Marko Cortés explicaba: “Por eso es que este símbolo que es tan importante y que representa más de 130 años de sesiones del Poder Legislativo, sea expuesto, para que todo mundo lo vea”, cuando una reportera de radio inquirió “¿La Cámara lo necesitaba?”, antes de que el presidente de la Jucopo agradeciera la entrevista y se excusara con prisa por otra develación de una placa.

En ese siguiente acto protocolario, el coordinador de la bancada del PRD, el legislador Francisco Martínez Neri, recomendó que “las cosas se hubieran hecho con propiedad”, pues si no está mal hacer un monumento, dijo que lo importante es que las cosas “se hagan con provecho”.

Tras una revisión al portal Contratanet se conoció que el costo de la escultura El Gran Tintero era de 2 millones 250 mil pesos, mismos que se adjudicaron directamente al autor, Velázquez Menchaca.

Según esta herramienta de transparencia, la transacción tuvo el visto bueno del Comité de Administración de San Lázaro, con fecha del 30 de noviembre de 2017.

Vinieron entonces en redes sociales más señalamientos por el gasto en este monumento. Incluso el propio diputado de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Maynez, publicó un video al respecto en Twitter.

Acusó que el recurso público debe usarse en las necesidades de la ciudadanía, “no para financiar gustos a contentillo, a capricho del diputado en turno que presida la Mesa Directiva o la Junta de Coordinación Política, o que coordina algún grupo parlamentario y que con absoluta discrecionalidad se gaste en este tipo de cosas”.

Por lo pronto, la Plaza Central Eduardo Neri Reynoso alberga ahora, frente al edificio G, el monumental símbolo del Poder Legislativo que descansa sobre una base metálica color plata de 5.10 por 2.50 metros. A un costado, la placa conmemorativa deja para la posteridad el nombre de un diputado panista.

“Dip. Marko A. Cortés Mendoza. Presidente de la Junta de Coordinación Política LXIII Legislatura. Marzo de 2018”, se lee a los pies de la diosa Themis.

Periodista de a pie. Rockero de corazón, reportero de profesión. Biker de fin de semana y ciudadano en defensa del Derecho a la Información. Estoy a favor de las audiencias y de dar el contexto de los datos.