d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Morena y Encuentro Social en Jalisco, una alianza en crisis

A unas cuantas puertas del templo de San Francisco de Sales, sobre López Cotilla, en la colonia Americana, se encuentra ubicada la casa de campaña del Partido Encuentro Social (PES) en Jalisco.

Dentro de la reducida finca, al fondo, en uno de los cuartos, se encuentra el privado del presidente estatal del partido, Gonzalo Moreno Arévalo. Éste recibe cordialmente a la reportera. Detrás de su escritorio se aprecia un amplio retrato suyo en el Congreso de la Unión, cuando era diputado tricolor por la LIX Legislatura. Un gallo de madera ocupa casi todo el escritorio, el resto está cubierto con programas y calendarios de cada uno de las actividades del partido.

“¡Necesitamos más mujeres candidatas! ¿A usted no le interesa unirse a nuestro partido?”, suelta entre risas el ex priista y ahora presidente del PES, Gonzalo Moreno, quien viste una camisa de manta blanca y pantalones de mezclilla.

La desesperación del PES se hizo evidente desde el pasado mes de marzo, cuando su presidente amenazó con salirse de la coalición Juntos Haremos Historia en Jalisco si Morena no respetaba la designación de sus candidaturas. Esto sucedió durante una rueda de prensa en donde se dio a conocer su inconformidad con Morena por no respetar el acuerdo de coalición que signaron ante el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), sobre el reparto de postulaciones que a cada instituto político le corresponde. Las candidaturas en Atotonilco, Tomatlán, La Barca, Degollado, Tuxpan y Ciudad Guzmán, así como en el Distrito 10 de Zapopan, las cuales le pertenecen a Encuentro Social, se tambalean, y tambalea también la alianza entre estos dos partidos.

En un inicio, cuando Gonzalo Moreno llegó al partido en agosto del año pasado, jamás pensó en apoyar a AMLO. Narra que su intención era apoyar la candidatura de Margarita Zavala, a quien invitaron a formar parte. Ésta declinó, ya que se vería mal salir del PAN para irse al PES, así que prefirió lanzarse como independiente.

Meses después, y antes de la alianza con Andrés Manuel López Obrador, el partido se encontraba también en la búsqueda de candidato al gobierno de Jalisco. Cuenta el dirigente estatal, en tono serio, que se pensó en el empresario y dueño de Chivas, Jorge Vergara; también habían acordado proponer al empresario de dulces De la Rosa, Enrique Michelle. Incluso pensaron en el actor cristiano Eduardo Verástegui, quien encabezó la procesión guadalupana en noviembre en contra de la escultura “Sincretismo”, la que el actor calificó como una “blasfemia y falta  de respeto a la Virgen de Guadalupe”. La última apuesta de Encuentro Social para proponer candidato al gobierno del estado fue un cantante cristiano de nombre Jesús Adrián.

La desesperación del PES se hizo evidente desde el pasado mes de marzo, cuando su presidente amenazó con salirse de la coalición Juntos Haremos Historia en Jalisco si Morena no respetaba la designación de sus candidaturas. Foto: Rafael del Río.

Un acuerdo antinatura

Sin embargo, ni los valores familiares ni la ideología cristiana del partido pudieron resistirse al guiño del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de ir al proceso electoral de 2018 en la coalición Juntos Haremos Historia, encabezada por López Obrador, y a nivel local apoyar al candidato de Morena, Carlos Lomelí Bolaños.

Sobre el proyecto de AMLO, comenta: “Yo no sé si Andrés Manuel va a ser la respuesta o va a poder resolver tanto problema en nuestro país, pero es la única opción y eso es lo que hay”.

Cuando se le pregunta su opinión sobre la propuesta de AMLO de crear una “república amorosa” y una “constitución moral”, ríe y dice irónicamente: “¡Yo también!”

Cuando se le pregunta al dirigente de Encuentro Social qué tienen en común un partido que rechaza el aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo y condena a todo aquello que no comulgue con una ideología católica, con la izquierda de Morena, argumenta que “se trata de un proyecto que busca sacar al régimen del poder”.

Lo curioso es que el propio dirigente se formó en ese “régimen del poder”, tras ser militante del PRI por más de 34 años, carrera que lo llevó a ser diputado federal y local, delegado regional y regidor por ese partido. También fue funcionario en el gobierno del panista Emilio González Márquez.

Contesta abruptamente cuando se le pregunta si se considera un político “chapulín”, dado que se le ha visto como un personaje que ha brincado de un puesto a otro y de un partido a otro.

“Primero me invitaron a MC, luego a Morena y decidí entrar a Encuentro Social a hacer ‘talacha’. A lo mejor no suena muy convincente, pero prefiero fortalecer un partido nuevo. Por eso prefiero ser cabeza de ratón que cola de león”.

“Prefiero ser cabeza de ratón que cola de león.” Foto: Rafael del Río.

Actualmente el Partido Encuentro Social no cuenta con registro en Jalisco, gobierna sólo el Ayuntamiento de Ayotlán, tiene dos regidores en Lagos de Moreno y Villa Corona y una diputación federal. El PES obtuvo 80 mil votos en 2015, equivalentes a 2.5% del total de la votación estatal. Luego de ser un partido pequeño, ahora con la coalición pretende que 50% de las candidaturas sean para Morena, 25% para el PES y 25% para el PT.

El dirigente admite: “Necesitamos más fuerza en el Congreso para poder deliberar y poder decidir el rumbo del país. Vamos a tener más diputados locales, federales y más presidentes municipales, esto va a fortalecer al partido”.

Cuando se le pregunta si de llegar al poder legislarán a favor de  grupos católicos, dice que esta vez esa no será su bandera y respetarán la agenda que la sociedad decida.

Aun cuando Gonzalo Moreno utiliza con frecuencia palabras como “respeto de credo”, “pluralidad” y “transformación”, lo cierto es que la historia del PES está asociada a la doctrina cristiana. Baste recordar que en 2001 un grupo de iglesias cristianas crearon este partido político en Baja California. Sus primeras victorias se dieron justamente en esa entidad, cuando en 2007 y 2013 obtuvieron diputaciones locales.

Ahora gobiernan en 11 alcaldías, de las cuales la más importante es la de Cuernavaca, con Cuauhtémoc Blanco como presidente municipal, quien será impulsado también por Morena a la gubernatura de Morelos.

Sobre las elecciones en Jalisco, el dirigente estatal del PES reconoce ser amigo cercano del priista Miguel Castro. Por otra parte, no descarta la posibilidad de que Enrique Alfaro pierda la elección.

“La lógica nos dice que Alfaro tiene todas las de ganar, pero recuerde que pueden pasar cosas en el camino. No quiero sonar fatalista, pero pueden pasar cosas que logren beneficiar a nuestro candidato”, afirma.

Reportera. Estudió Comunicación, Periodismo y una Maestría en Género y Cultura. Al servicio de causas sociales.