d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Morena y MC juegan sucio en Nuevo León

En un escenario en el que los partidos Movimiento Ciudadano y Morena en Nuevo León  empiezan a ganar adeptos, han surgido serias acusaciones de adhesiones de panistas y priistas, así como trampas a los precandidatos y venta de candidaturas a precios millonarios por parte de sus dirigentes.

Activistas de Nuevo León que se registraron como precandidatos de Movimiento Ciudadano a puestos de elección, denunciaron haber sido utilizados y engañados por el líder del partido, Samuel García. La profesionista y pedagoga Grace Mackay recibió en febrero su constancia como precandidata de MC a diputada federal por el distrito 10, a invitación de Samuel García y del director de enlace del partido, Roberto Gallardo.

Conformó un equipo y planeó las actividades que haría una vez siendo candidata, lo cual ya le había sido confirmado en diversas oportunidades por los dirigentes.

En enero pasado, Samuel García, quien además es diputado local y candidato al Senado, dio a conocer que Movimiento Ciudadano incluiría la participación de decenas de ciudadanos sin partido y activistas reconocidos en la sociedad regiomontana, quienes competirían entre ellos por una candidatura al Congreso o a un ayuntamiento.

“Si el origen de todo este movimiento es un congreso ciudadano, que sean sus candidatos quienes elijan a los mejores, y por eso lo que legalmente procede es que yo, como dirigente, soy solamente un conciliador en esta futura lista”, declaró entonces García.

Para algunos puestos hubo más de un precandidato, quienes esperaban ser elegidos según sus aptitudes, como lo marcó desde un principio la dirigencia. Grace Mackay era precandidata única, por lo que en reiteradas ocasiones le aseguraron que ya sólo era cuestión de esperar los tiempos para ser llamada al registro como candidata ante la Comisión Estatal Electoral.

Con el tiempo, tanto el dirigente como Roberto Gallardo cortaron la comunicación con ella, a la vez que le llegaron rumores de que estaban negociando colocar en su lugar a Roberto Adame, ex funcionario del gobierno de Jaime Rodríguez.

Adame renunció a la dirección de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Gobierno, debido a que su hermano Sergio fue arrestado en Estados Unidos por supuesto fraude y lavado de dinero procedente del narcotráfico. Además, en diciembre pasado se registró como precandidato a la alcaldía de Monterrey por la vía independiente.

Cuando Mackay cuestionó a Pilar Lozano, miembro de la dirigencia del partido, el actuar de Samuel García, éste se enfureció y le pidió no volver a buscarlo. “Te soy sincero, me sorprendió que Pilar haya dicho que le dijiste que somos unos irrespetuosos, que te he dado mal trato, que pésimo trabajo, etcétera… no sigo”, reclamó.

“La verdad, amiga, no te conozco; es la primera vez como dirigente que me dicen esto. Todo va saliendo a la perfección y nos va a ir muy bien, y en verdad (estoy) sorprendido de tus comentarios, extrañado, en serio. Es más, yo fui quien te busqué. En fin, no sé qué buscas, qué ganas con hablar mal de mí, pero yo así no trabajo. Saludos, ahí quedó”, le escribió García por medio de WhatsApp.

El 24 de marzo Roberto Gallardo confirmó el registro de Adame como candidato.

Roberto Gallardo y Samuel García. Foto: Especial

Promesas incumplidas

El activista Sergio Rey se registró como precandidato a la alcaldía del municipio de Juárez y, al igual que a Grace Mackay, no le tomaron las llamadas ni le informaron que ya habían registrado a otro candidato.

“Cumplimos todo en tiempo nuestras obligaciones, todo lo requerido de acuerdo a los lineamientos, procedimientos y normativa, tanto estatal y federal; incluso fuimos fiscalizados”, asegura Sergio Rey.

La dirigencia registró como candidato a Eduardo Mauricio Treviño Petrochi, quien fue regidor suplente por el PRI en ese municipio.

“Tiene un historial aquí en la presidencia municipal con Rodolfo Ambriz, como priista, cetemista, panista”, dice Sergio Rey. Advierte que García violó los estatutos del partido, pues la convocatoria establece que debe haber un proceso interno para la designación de candidatos.

El activista Miguel Quezada se registró como precandidato a la diputación local del distrito 25, que abarca parte del municipio de Escobedo. “Hicimos un excelente precampaña, cerramos con una caravana de 125 coches, la más grande que tuvo Movimiento Ciudadano”, asegura Quezada.

A Miguel Quezada sí le dieron una explicación: había muchos intereses, entre ellos los del ex alcalde priista del municipio de Escobedo, Abel Guerra Garza, quien además es esposo de la actual alcaldesa, Clara Luz Flores.

“Me dijo: ‘mi estimado, siento mucho decirte que estás fuera, no te quieren. No hay nada qué hacer, hay muchos intereses’. Le pregunté qué intereses, y me dijo: ‘Piénsale poquito’. Le pregunté que si ‘el poder’ es en Escobedo. Él me dijo: ‘pues ve con él’, sin decir nombres. Yo le dije que no, que yo soy de mc, ¿por qué me voy a ir para allá con el arquitecto, si yo estoy aquí en el partido?, y me pidió que me acercara allá”, declara Quezada.

Víctor Hugo Govea, candidato de Morena en Nuevo León. Foto: Especial

Utilizados

Como precandidato a la alcaldía del municipio de Guadalupe por MC se registró René Sandoval. Dice ser otro más de los defraudados por Samuel García y afirma que hay decenas de ciudadanos de toda la zona metropolitana que también fueron utilizados.

“Nos utilizaron nada más como promotores del partido. Anduvimos muchas personas en las colonias pidiendo la simpatía, no el voto porque no se podía, pero sí la simpatía, porque nosotros tenemos arraigo en muchas colonias de Guadalupe en las que hemos ayudado con campañas (de asistencia social) y otras acciones desde hace 30 años”, dice Sandoval.

El partido Movimiento de Regeneración Nacional en Nuevo León ha sido acusado de lucrar con las candidaturas. El ex precandidato de Morena a la alcaldía del municipio de Apodaca, Manuel Uresti, declara que el operador económico del partido en el estado, Alfredo Treviño, le pidió dinero a cambio de su candidatura.

“Así estuvieron manejando los representantes de cada partido. Esto se trataba de dinero”, advierte. Luego de renunciar al PAN, en 2016 se afilió a Morena buscando ser el próximo candidato a ese municipio. Logró integrar una militancia registrada de más de 8 mil personas, lo cual es inusitado en este estado.

En su momento fue precandidato, pero tras enterarse que la coalición Juntos Haremos Historia, conformada por Morena, PT y el Partido Encuentro Social, eligió a Víctor Hugo Govea como candidato a ese puesto, renunció al partido y con él se fueron más de 3 mil militantes.

Víctor Hugo Govea fue funcionario de Gobierno del Estado bajo el mando de Jaime Rodríguez Calderón El Bronco. Fue destituido por ostentarse como abogado sin contar con cédula profesional. Fue inhabilitado por cinco años y cuenta con una denuncia penal, aunque está amparado.

Periodista desde hace 20 años. Ha trabajado en distintos medios escribiendo sobre política, inseguridad y sociedad, desde Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas. Síguela en @MelvaFrutosA