d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

“Nada ni nadie compró a Javier Valdez”, Griselda Triana, viuda de Valdez

Para Griselda Triana, viuda del periodista Javier Valdez, asesinado el 15 de mayo de 2017, en Culiacán, Sinaloa, la detención de Heriberto “N”, su presunto homicida, “arroja un poco de luz, un poco de esperanza”, a casi un año del crimen, momento en el que, dice, se le han agolpado todo tipo de emociones.

Por un lado, tengo cierta esperanza; por el otro, rabia, frustración, impotencia. Siento mucha tristeza y mucho dolor. Ninguna persona inocente en este país, sea periodista o no, debe morir como murió Javier”, expresó Griselda, al punto del llanto y con apenas un hilito de voz.

“Sí nos está resultado muy complicado, pero queremos pensar que la Fiscalía no va a hacer el ridículo culpando a inocentes. Y que sus argumentos deben estar muy fortalecidos para que su asesinato pueda ser esclarecido”, señaló Griselda, durante la entrega del Premio Póstumo Especial para el Periodismo y la Integridad, otorgado a Javier Valdez por la organización periodística PEN México.

“Es apenas el principio, porque bien sabemos que esta persona no actuó sola. Hay cuando menos otras dos personas implicadas, autores materiales. Esta misma tarde se confirmó por parte de la Fiscalía que otro de ellos está muerto desde septiembre del año pasado, porque lo asesinaron en San Luis, Río Colorado”, dijo durante la emotiva ceremonia, realizada en la Casa del Poeta en la Ciudad de México.

Respecto al premio otorgado a Valdez por parte de PEN México, que reconoce a todos aquellos escritores y periodistas que con su trabajo promueven la libertad de expresión, mencionó: “Los premios y reconocimientos póstumos siempre serán difíciles de recibir, porque lo justo sería que los obtuvieran en vida. Pero sí son un bálsamo para nuestro lacerado corazón. Sólo me resta expresar, como decía Javier: ‘Gracias por el fuego, gracias por la comida’”.

Recordó que en noviembre de 2013, Javier anunciaba en sus redes sociales que Río Doce recibiría de PEN México el premio a la excelencia periodística. “Ahora me toca recibir el premio a la excelencia e integridad periodística. Y si de algo estoy orgullosa es precisamente de eso, de su integridad, porque nada ni nadie lo compró; siempre quiso que nuestra descendencia estuviera orgullosa de él.

“Si algo le preocupó siempre fue que en algún momento le reclamaran el no haber actuado con congruencia. Ustedes conocieron al periodista y escritor; nosotros, su familia, al ser humano con todos sus defectos y virtudes. Ustedes conocieron al periodista y escritor; yo, al hombre que en nuestra etapa de noviazgo estaba convencido de que únicamente haciendo la revolución podría transformar a la sociedad.

Gerardo Albarrán de Alba fue reconocido por su excelencia periodística.

“Ustedes conocieron al periodista y escritor; nosotros, a la persona que sufría y se despojaba de lo que tenía sin siquiera pensarlo, para dárselo a quien lo necesitaba. Y aún así seguía sintiéndose mal porque creía que no había dado lo suficiente”.

A punto de cumplirse un año del asesinato de Valdez, Griselda aceptó que vive en permanente desconfianza, sin saber dónde encontrar un poco de esperanza. “Ando extraviada. Sé que no debemos perder la fe en la gente buena, pero también estamos rodeados de gente mala. Entonces hay que saber en qué terreno te mueves, saber dónde pisas. Es muy triste desconfiar; llega un momento en el que no confías en nada ni en nadie. Eso es lo que me ha generado estar viviendo esta situación”, lamentó.

Reportear para entender la realidad

Los otros escritores y periodistas reconocidos este año por PEN México fueron: Francisco Goldman y Fernanda Melchor, por excelencia literaria; y Adriana Malvido y Gerardo Albarrán de Alba, por excelencia periodística. También hubo un premio especial para la Red Internacional de Ciudades Refugio (ICORN), organización que ofrece refugio a escritores perseguidos, representada por el ensayista y editor francés Phillippe Ollé-Laprune.

Albarrán de Alba -experimentado periodista, quien laboró 21 años en el semanario Proceso, y quien fue el primer ombudsman de un medio privado en México, en MVS, recordó la relación que sostuvo con Valdez:

 “A Javier lo conocí hace muchísimos años, reporteando. Alguna vez anduve por Sinaloa, tratando este tipo de temas. Y Javier Valdez fue uno de mis referentes y fue alguien a quien acudí para que me ayudara a entender un fenómeno que está más allá de la comprensión de cualquier persona.

También evocó a la periodista Miroslava Breach, asesinada el 23 de marzo de 2017, con quien tuvo una relación muy cercana.

“La conocí hace ya treinta y tantos años. Vivimos juntos en La Paz, Baja California. No es que me sienta responsable, pero algo tuve que ver en su muerte. Ella se convirtió en corresponsal de La Jornada cuando yo la puse ahí. Miroslava fue alguien muy cercana a mí como lo fue Javier en su momento, como un colega que me ayudó a entender una realidad que es inaprensible para cualquier persona”, mencionó Albarrán de Alba, quien actualmente es el defensor de las audiencias en Radio Educación.

Griselda Triana, viuda de Javier Valdez, recibe el Premio Póstumo Especial para el Periodismo y la Integridad, otorgado al periodista por PEN México.

Agregó: “Que PEN México dedique parte de sus premios a la actividad periodística a mí me resulta no sólo conmovedor, sino un verdadero compromiso para saber que esto que hacemos sólo tiene un sentido: que es hacer que todos los demás puedan entender una realidad tan compleja, tan turbia.

“Si no fuera porque existe la posibilidad de encontrarnos con textos como los que puede escribir Fernanda, o una crónica como la que puede escribir Adriana, o alguien como Javier, alguien como Miroslava, esto simplemente no tendría sentido de ser.

“Para eso estamos y para eso servimos. Tener hoy en día esto, este diploma, es demasiado. No sólo no tengo palabras, ni espíritu, ni razón para agradecer un privilegio del que por supuesto no soy merecedor, y menos con esta mesa, que no sólo se distingue por una gran pluma, sino por un verdadero compromiso y una responsabilidad frente a la sociedad, que le da sentido a todo”.

Sobre el caso de Javier Valdez, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, aún no ha ofrecido información concreta sobre los autores intelectuales de este crimen.

Pasan los días y el enojo de la sociedad parece diluirse. Tal vez tuviera razón Javier Valdez cuando decía que “al periodismo le hace falta sociedad que lo acompañe”. Tal vez.

Reportero. Desde hace 14 años colabora en medios impresos y electrónicos en la Ciudad de México, en los que ha realizado coberturas de asuntos políticos, sociales y culturales.