d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Violencia contra mexicanas se viraliza en internet

Las mexicanas de 18 a 30 años de edad son el sector más vulnerable a los ataques digitales, y el riesgo aumenta si son periodistas o activistas, según el informe La violencia en línea contra las mujeres en México, elaborado por un grupo de organizaciones civiles.

El estudio, coordinado por el colectivo Luchadoras MX, la fundación Heinrich Böll, Artículo 19, Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), Social TIC y Comunicación e Información de la Mujer, AC (CIMAC), entre otras organizaciones, concluye que la violencia en línea es la extensión de una situación estructural de violencia sistemática.

Esa violencia en línea se engloba en un universo de violencia de género en el país, donde 66.1 por ciento de las mayores de 15 años de edad ha sufrido algún tipo de violencia en su vida, es decir, 30.7 millones de mujeres, según contextualiza el reporte, que cita datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Protesta por Mara. Foto: Cuartoscuro

En el caso del ciberacoso, el reporte remite al único registro estadístico sobre el problema, el Módulo sobre Ciberacoso 2015 (Mociba), levantado como parte de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (Endutih) del Inegi, que revela que al menos 9 millones de mexicanas han sufrido ciberacoso.

Lourdes Barrera, representante del colectivo Luchadoras MX, aseguró que el aumento de la violencia digital contra las mujeres es una situación preocupante que tiene como consecuencia que se autocensuren.

“Significa un retroceso importante en la discusión pública sobre la igualdad de género que hay en el país”, expuso la activista durante la presentación del informe la noche del pasado jueves en Ciudad de México.

El colectivo de mujeres “Viva nos queremos” llevaron a cabo una marcha del monumento a las banderas rumbo al zócalo de la ciudad, para exigir justicia por el asesinato de Magdalena Aguilar Romero en la ciudad de Taxco.
Foto: José Hernández/Cuartoscuro

Vladimir Cortés, de la organización civil Artículo 19, señaló en su turno, que se identificaron seis tendencias como las conductas violentas que más afectan a las mujeres, entre ellas extorsiones bajo amenaza de publicar imágenes íntimas, espionaje de Estado y las campañas de desprestigio.

Otra más implica que las mujeres que denuncian agresiones físicas a través de redes sociales reciben como respuesta una ola de “odio viralizado”.

Puso como ejemplo los ataques dirigidos hacia la senadora Ana Gabriela Guevara, del PT, cuando la atleta y medallista olímpica usó las redes sociales para denunciar una agresión física en su contra al ser golpeada por un ex policía del estado de México tras un incidente vial en diciembre de 2016.

Según la explicación de Cortés, de cada diez agresiones contra Guevara en las redes sociales, cinco provenían de grupos organizados y dos de cada diez se hacían desde cuentas falsas creadas con el único fin de violentar.

Hombres y mujeres marcharon para exigir justicia por el crimen de Gloria Castellanos Balcazar quien fuera encontrada sin vida. Foto: Jacob García/Cuartoscuro

María Martín, de la organización JASS (Asociadas por lo Justo), advirtió que gran parte de las agresiones digitales hacia las mujeres está marcada por su sexualización, amén de la falta de investigación y sanción de éstas.

“Los ataques son minimizados por dos razones: porque no implican una agresión sexual directa o una violación sexual, por lo cual para muchas autoridades no merecen la atención; y otra porque lo que ocurre en el espacio digital pareciera no ocurrir realmente, de ahí el escaso interés”, expuso la activista.

Durante su intervención, Verónica Cuevas, de la organización Son tus datos, dio una serie de recomendaciones a las mujeres para evitar ser víctima de agresiones digitales, entre ellas, no permitir que otras personas posean imágenes íntimas sin autorización, y en caso de que la difusión de estas imágenes se haga de manera consciente no permitir que se publiquen rasgos distintivos como la cara.

También, bloquear aparatos electrónicos como tabletas y celulares con contraseñas seguras y no publicar información sensible en ninguna plataforma.

Además, ya una vez concretadas las agresiones, señaló que las víctimas deben tomar evidencia del ilícito, por ejemplo, con capturas de pantalla, para emprender acciones legales, e informarse sobre los delitos en línea.

Periodista por decisión y amante del café por convicción. Me gusta escuchar historias, contarlas, ver en ellas un poco de mí.